SEMANA SANTA

El Jueves Santo junta en la calle tras los pasos a los que se quedaron

El Jueves Santo junta en la calle tras los pasos a los que se quedaron

Con una Ceuta a medio gas por el habitual éxodo de Semana Santa a la península y a Marruecos, el Jueves Santo hizo gozar y sentir emociones a los ceutíes que apostaron por quedarse esta Semana Santa y los junto a la mayoría en la calle tras los pasos. El tiempo acompañó, incluso a algunos, en las trabajaderas o bajo los elegantes trajes de nazarenos o de gala pudo parecerles que el sol apretaba demasiado durante el día y la jornada fue redonda.

Abrió el día la Encrucijada, sin parihuelas para el Cristo, portado por verdugos y con la virgen bajo palio en una de las salidas más complejas y ajustadas de toda la semana en el callejón de la calle Sousa Rodríguez en donde al paso le separan centímetros de las paredes y hay que ajustar al milímetro y el capataz sustituye en esos minutos de tensión los vítores bravos a la cuadrilla por otros más templados: “¡Los hombros quietos!”, repitió una y otra vez a los suyos para que la imagen de María Santísima de las Lágrimas de Modesto Gené no bailara y no se cimbrearan tampoco ni las marías, ni los varales, ni los borlones, ni los flecos y casi, casi, ni el aire. “¡Arrastrar la alpargata y no votar!¡Los hombros quietos, como sabéis hacerlo!”, se desgañitaba en el callejón el capataz.

Apenas asomó comenzó a tocar la banda el himno de España con el que siempre se recibe a la virgen tan pronto se ve en la calle. Así siguió la procesión unos metros hasta el pregón del Encuentro entre el Cristo y la Virgen. Una emotiva saeta que abrió paso al momento, quizás más emotivo de esta parte de la procesión, la más larga de la Semana Santa, junto con la de la Amargura.

Y quizás para ahorrar sufrimiento en las trabajaderas los Costaleros de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Encrucijada y María Santísima de las Lágrimas le dieron velocidad a las alpargatas y se adelantaron al horario previsto, una media hora. Tanto que provocaron que el Cristo de la Vera Cruz tuviera que retrasar su salida para no cruzarse de frente con ellos y le ganaron el primer puesto en la carrera oficial por la Gran Vía.

Para cuando se produjo la anécdota la jornada, ya estaba en la calle también con su despliegue de elegancia y toda su pompa la Fervorosa y Agustiniana Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de las Penas. Pasos nada sobrios en su decoración y cofradía seria y vistosa que congregó, como es habitual a miles de ceutíes apilados en la trasera de la Iglesia de San Francisco para ver la salida de la procesión de las Penas. No descuida la Hermandad nunca el acompañamiento musical al Cristo que este año corrió a cargo de las Cornetas y Trompetas Clavos de Cristo de Berja (Almería) y que resonaron con todo el viento durante toda la Estación de Penitencia aportando una nota destacada a la procesión del Jueves Santo.

Los contratiempos para el Cristo de la Vera Cruz habían comenzado por la tarde mucho antes de que la Encrucijada acelerara el paso y les forzara a retrasar su salida. El rumor corrió por las redes sociales, faltaban costaleros, y eso hizo que se presentaran un buen número de voluntarios de última hora que más que ayudar contribuyeron a alterar el buen orden en la preparación de la salida, hubo que decirles que no, porque en realidad las trabajaderas ya estaban ordenadas y no convenía descompensarlas a última hora. Salió con retraso y completó su estación de penitencia.

Ya en Viernes Santo, pero completando la jornada de procesiones del jueves salió del Oratorio de la Santa Cruz la procesión del Silencio. Un solo paso con el Cristo del Buen Fin en su Traslado al Sepúlcro y María Santísima de la Concepción, quizás una de las imágenes más expresivas  de la Semana Santa Ceutí que desfiló en el silencio habitual aun cuando a su paso por la plaza de los Reyes rompiera el aire y las respiraciones casi contenidas del público las cornetas de Almería en la recogida de las Penas. Un paso como ningún otro para apreciar, aunque sólo sea de oído el mucho trabajo por roce que hacen los costaleros.

Viernes Santo

Este Viernes Santo las calles verán pasar otras cuatro procesiones. Abrirá la jornada, como es habitual el Cristo de la Paz y María Santísima de la Piedad, El Valle, que tiene prevista su salida de la iglesia del Brull a las 18.30 horas y su entrada en la carrera oficial a las 20.50 horas.

A esa misma hora, a las 18.30 horas, sale también los Remedios de la parroquia de la Calle Real. Su entrada en Carrera Oficial se prevé a las 21.30 horas, después de que haya realizado su estación en la Catedral y haber atravesado Jáudenes.

A las 20.30 horas saldrá la Expiración del Santuario de África, que entrará en la Carrera Oficial entre el Valle y los Remedios, a las 21.05 horas.

Cerrará esa misma carrera oficial, el Santo Entierro que saldrá a las 21.15 de la Iglesia de África y entrará en carrera oficial a las 22 horas.