OTROS CASOS

La junta directiva de la hermandad de Las Penas, en manos del Obispado

La junta directiva de la hermandad de Las Penas, en manos del Obispado
Javier Pérez, capataz de Las Penas
Javier Pérez, capataz de Las Penas  

El Obispado de Cádiz y Ceuta tiene sobre la mesa el informe del Consejo de Hermandades y Cofradías de las Ciudad de Ceuta sobre la controvertida ‘levantá’ de Las Penas con dedicatoria incluida a un ex profesor y miembro de la hermandad investigado por pornografía infantil, corrupción de menores y abusos.

Fuentes del gabinete de comunicación del Obispado, fieles a la habitual discreción de la Iglesia, rayana en la opacidad, no van más allá de confirmar que están “estudiando” el caso y prefieren no avanzar posibles sanciones que pueden ir desde el cese de la directiva de Las Penas hasta incluso prohibir que salgan en próximas ediciones de la Semana Santa. Casos y causas hay de todos los colores en el propio Obispado de Cádiz y Ceuta y en provincias cercanas.  Sin ir más lejos, el pasado año, El obispado gaditano que dirige Zornoza Boy llegó a  destituir a la junta de gobierno de la hermandad del Perdón después de que esta decidiera no realizar la estación de penitencia “por no querer adelantar su horario de salida”. El obispado decretó el cese de la junta de gobierno y la suspensión por diez años de todos los componentes de la junta para formar parte de cualquier cofradía de la diócesis de Cádiz, nombrando un comisario para los próximos dos años, lo que implicaba que la hermandad no podría realizar su estación de penitencia ni en 2018 ni en 2019. Finalmente el comisario levantó el veto y la hermandad se reencontró con los gaditanos tras su ausencia en 2017.

En 2011, el Obispado de Cádiz y Ceuta también decidió cortar por lo sano para resolver una disputa interna entre el hermano mayor de la hermandad de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos con el párroco de su iglesia, llegando a suspender salidas procesionales. El Obispado zanjó la disputa cesando a la junta directiva “hasta que no se normalice la vida espiritual de la hermandad, los cultos (de la hermandad) sólo se efectuarán con la autorización expresa del párroco donde tiene su sede canónica". 

No solo las desavenencias con la autoridad eclesiástica son motivos de cese o sanciones, también los comportamientos durante las salidas procesionales. Las normas diocesanas y estatuto base de las hermandades y cofradías, recuerdan que “en las procesiones o romerías del ámbito de la Diócesis se evitará todo aquello que contradiga expresamente alguna verdad contenida en la doctrina católica o en algún precepto de la ley de la Iglesia”.

No escapan tampoco a la autoridad eclesiástica los comnportamientos individuales. En 2004, el Obispado de Córdoba cesó al hermano mayor de una cofradía por ser separado y volverse a casar, al entender que su situación contradice la ley de Dios; y en 2014, el Obispado de Ciudad Real cesaba fulminantemente al presidente de la Asociación de Cofradías de Semana Santa, Sandalio León, y a la vocal Cristina Almodóvar, protagonistas de una pelea el que acabó con denuncias cruzadas por malos tratos.