La luna más grande de los últimos 18 años ilumina la última noche del invierno

La luna más grande de los últimos 18 años ilumina la última noche del invierno
Imagen de la 'superluna', este sábado, desde el Revellín.
Imagen de la 'superluna', este sábado, desde el Revellín.  

- El cielo regala desde las 20.10 horas de este sábado un llamativo espectáculo visual en el que el satélite se muestra con las mayores dimensiones y brillo de los últimos 18 años

- Siga el evento, vía Internet, de la mano de la NASA

- Este lunes 21 de marzo, a las 00.21 horas (hora peninsular), comenzará oficialmente la primavera en el hemisferio Norte, según el Convenio Astronómico


Si tienen la oportunidad de hacerlo, este sábado por la noche salgan a la calle o asómense a la ventana y miren al cielo. Hace 18 años que no se ve la Luna, llena, tan grande y brillante y tendrán que pasar décadas para volver a contemplar el satélite en tales condiciones. El fenómeno, bautizado por los medios como 'superluna' ha arrancado a las 19.10 horas y tendrá su momento cumbre entre las 20.00 y las 21.00 horas, poco después de su salida, cuando la Luna estará en el punto más cercano de la órbita de la Tierra, lo que se denomina perigeo.

Con la meteorología a favor, en el momento más álgido del proceso la Luna ha aparecido un 30% más brillante y un 14% mayor de lo normal. Sin embargo, parte de la espectacularidad de este fenómeno radica en un efecto óptico, ya que en realidad el astro "sólo" se aproxima a la Tierra, según la NASA, 26.323 kilómetros, quedándose a 356.575 de distancia, pero gracias a ello la luna se ve como a través de una gran lupa.

El mejor momento para observar esta fantástica escena es cuando está cerca del horizonte, ya que se produce la famosa "ilusión lunar" y el satélite parece enorme al cernirse sobre árboles y edificios.

La "superluna" suele asociarse erróneamente con catástrofes naturales, de manera que en internet circulan ya rocambolescas teorías sobre su influencia en el terremoto que sacudió Japón hace una semana.

Ante la avalancha de dudas sobre el espectáculo lunar de este fin de semana, astrónomos de todo el mundo se esfuerzan por aclarar que la posición del satélite en su perigeo no tiene nada que ver con el seísmo, ni tendrá más consecuencias que eventuales enamoramientos, fotografías inigualables y edulcoradas poesías.

Si bien es cierto que este fenómeno traerá grandes mareas, éstas no representan una amenaza, según los astrónomos. La NASA ha habilitado una página web desde de la que se podrá seguir el fenómeno con explicaciones de algunos de sus científicos. El próximo 11 de octubre se podrá observar el efecto contrario. El satélite estará en su apogeo, su punto más lejano, y aparecerá un 12,3% más pequeña.

Adiós al invierno

Este lunes 21 de marzo, a las 00.21 horas (hora peninsular), comenzará oficialmente la primavera en el hemisferio Norte, según el Convenio Astronómico, que señala que esta estación durará 92 días y 18 horas, hasta la llegada del verano, el 21 de junio, según el Instituto Geográfico Nacional (IGN).

El inicio de las estaciones viene dado, por convenio, por aquellos instantes en que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol.

En el caso de la primavera, esta posición es la que desde el centro del Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el norte. Cuando esto sucede, la duración del día y la noche prácticamente coinciden y por eso, a esta circunstancia, se la llama también equinoccio de primavera. Es precisamente en ese instante cuando en el Hemisferio Sur se inicia el otoño.

El equinoccio de primavera puede llegar, como mucho, en tres fechas distintas a lo largo del calendario, del 19 al 21 de marzo. Concretamente, durante el siglo XXI, la primavera más tardía del siglo fue la de 2003 y la más madrugadora la de 2096. Estas variaciones se deben al modo de encajar del calendario, ya que algunos años son bisiestos, y a la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol (año trópico).