LA TRADICIÓN

Miles de ceutíes desafían al cielo y celebran en el monte y la playa La Mochila

Miles de ceutíes desafían al cielo y celebran en el monte y la playa La Mochila
Jóvenes en García Aldave celebrando La Mochila de 2017
Jóvenes en García Aldave celebrando La Mochila de 2017  

“Cuatro gotas”, sintetizaba uno de los jóvenes que acamparon ya el martes por la noche en García Aldave para pasar el día de La Mochila de este 2017 en el monte, como manda la tradición. La amenaza de lluvia, sin que acabe de descargar el cielo no ha podido con las ganas de campo y de celebración de esta tradición típicamente ceutí mucho más enraizada que Haloween y mucho más autóctona. De las pocas festividades –si no la única- original y pura de los caballas.

El cielo encapotado ha mirado feo durante todo el día a los miles de ceutíes que optaron por, a pesar de todo, salir al campo a celebrar el día de Todos los Santos. En ocasiones ha dejado caer alguna gota, llovizna, que no ha echado a nadie. Hasta que sobre las dos de la tarde si ha dejado caer un poco más de agua que a muchos les ha servido de excusa para recoger los bártulos y la mochila y largarse. Otros se han apretado como han podido en las tiendas de campaña o bajo los toldos con los que ya esperaban el regalo del cielo y han seguido con normalidad celebrando el día de campo.

La autóctona tradición parece garantizada a juzgar por el arraigo en las jóvenes generaciones, también de musulmanes, que son de los que más presencia tenían en García Aldave.

Otros, no pocos, han optado por acudir a las playas y asentarse el Calamocarro o alrededor de la Punta de la Cabeza como si de un día más de playa se tratara. Barbacoas incluidas. En el monte, no, en García Aldave los mochileros han respetado la prohibición de hacer fuego y han usado las barbacoas como recipientes y mesas y no han encendido fuego.

Un fuerte dispositivo ha velado durante toda la jornada, lo hará hasta las 20 horas, para que cualquier imprevisto o accidente sea atendido con la mayor celeridad posible. En el Mirador de Isabel II tenían desplegado el Puesto de Mando Bomberos, Policía Local, Cruz Roja y Protección Civil.