DESDE OCTUBRE

Una patera deja en Santa Catalina a 8 migrantes subsaharianos tras meses con la vía marítima cerrada

Una patera deja en Santa Catalina a 8 migrantes subsaharianos tras meses con la vía marítima cerrada
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Una embarcación tipo patera ha desembarcado después del mediodía de este martes en la costa de Santa Catalina a ocho migrantes subsaharianos varones mayores de edad en buen estado de salud tras burlar la vigilancia de la Guardia Civil simulando ser una barca pesquera más de las que frecuentan el entorno de la ciudad autónoma, a la que no llegaban indocumentados no magrebíes por la vía marítima desde octubre del año pasado.

Fuentes de la Comandancia local de la Benemérita han explicado que sus sistemas de vigilancia solamente han podido detectar el retorno de la embarcación en la que viajaban los indocumentados a aguas jurisdiccionales marroquíes.

Los migrantes han sido asistidos por el ERIE de la Cruz Roja, que ha constatado que todos los indocumentados se encontraban en buen estado de salud general.

Los traficantes de personas no usan para este tipo de operaciones la ruta más corta, que implicaría dejar a los indocumentados en algún punto de la costa de la bahía sur, sino que “rodean” la península española hasta su litoral norte como si de pescadores se tratara para, después del desembarco de los migrantes, regresar a aguas del Reino alauita.

La Guardia Civil también ha interceptado este martes en el litoral de Recino a primera hora de la mañana una embarcación con siete ciudadanos marroquíes que pretendía partir con destino a las costas andaluzas.

Idéntico itinerario pero ya en aguas del Estrecho de Gibraltar, a cuatro millas de la ciudad autónoma, seguían los 24 marroquíes con entre 17 y 30 años de edad que han sido localizados a bordo de una neumática panelable por el Servicio Marítimo de la Benemérita y trasladados a puerto por Salvamento Marítimo como paso previo a su entrega a las Fuerzas de Seguridad del país vecino, en el caso de los adultos.

El Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta registra actualmente uno de sus índices de ocupación más bajos de los últimos años y no alcanza siquiera su capacidad máxima operativa, cifrada en 512 plazas tras su última ampliación.