'TARDEBUENA'

La Policía Local se asegura de que no haya barras en la calle salvo en el Poblado Marinero

La Policía Local se asegura de que no haya barras en la calle salvo en el Poblado Marinero
Imagen del Poblado este domingo.
Imagen del Poblado este domingo.  

Algunos hosteleros de la zona centro habían comenzado a montar o tenían intención de instalar barras al aire libre pese a que Gobernación no lo permite para este 24 de diciembre. Los agentes también han visitado el Poblado, espacio en el que al final no habrá prohibición.


Agentes de la Policía Local se están asegurando de que este 24 de diciembre no haya barras en la calle en ningún punto de la ciudad salvo en el Poblado Marinero, espacio que también han visitado los funcionarios con la consigna de no consentir su colocación pero donde finalmente sí se permitirá su instalación, según ha explicado el consejero de Gobernación, Jacob Hachuel.

El administrador de la Comunidad de Propietarios del Poblado, Piku Sunderdas, se ha congratulado porque finalmente el Gobierno haya asumido que el veto a la colocación de barras al aire libre no sea de aplicación al espacio anexo al puerto deportivo, donde no se dan las contraindicaciones que han recogido la Policía, los Bomberos y Protección Civil en sus dictámenes para el resto de la ciudad.

Hachuel ha señalado a Ceutaldia.com que en la zona centro se ha recordado a algunos hosteleros que ya estaban montando o tenían intención de colocar barras en la calle que no existe autorización para hacerlo.

Sector en Guerra

A pesar de la cintura policial prometida por el propio consejero de Gobernación este mismo viernes, a las primeras de cambio, el sector se ha encontrado con otro nuevo hostigamiento por parte de la Policía Local, muy aplicada a la hora de velar de forma estricta por el cumplimiento de las ordenanzas. Un nuevo gesto que ha caído en el sector como una declaración de guerra, después de un mes, en el que algunos establecimientos han tenido que dedicar mucha atención a lidiar con las constantes visitas de funcionarios policiales en busca de documentación que acredite que se cumple con la ordenanza de terrazas o con los horarios. Justo en un mes en el que muchos mantenían la esperanza de arreglar sus números aprovechando la afluencia masiva de ceutíes celebrando la Navidad.

Queda por ver ahora, si la Policía Local dedica el mismo celo a perseguir el botellón, una petición expresa de los hosteleros, que vieron con asombro el pasado 24 de diciembre como las puertas de sus locales se llenaban de personas que traían su bebida de casa, que usaban sus baños y dejaban después un reguero de residuos en el suelo, pero que no consumían en sus establecimientos.

La situación tiene connotaciones surrealistas habida cuenta de la masificación que se prevé en algunos espacios y que sin barras en la calle complica notablemente a los hosteleros dar un buen servicio. De nuevo, el celo del Gobierno en hacer cumplir una normativa que se está demostrando inoperativa para que el sector, que emplea a 1 de cada 10 trabajadores de la economía privada local, parece abocar a las empresas y a sus trabajadores a una nueva crisis en una situación global de la economía local nada boyante.