"Preferimos volver a Siria antes que seguir atrapados aquí"

"Preferimos volver a Siria antes que seguir atrapados aquí"
Varios migrantes del campamento, este miércoles, con Ceutaldia.com.
Varios migrantes del campamento, este miércoles, con Ceutaldia.com.  

- La recién nacida Nasira, la niña ceutí de la Plaza de los Reyes, la última del campamento, vive su primer Día Mundial de los Refugiados junto a su familia y otros 80 ciudadanos del país asiático en guerra esperando poder cruzar el Estrecho

- Antiguos militares que han desertado, comerciantes, estudiantes y activistas políticos cumplen 45 días en el asentamiento mientras la Ciudad estudia la "fórmula legal" para "hacer cumplir las Ordenanzas"


Nasira (‘victoriosa’, ‘auxiliadora’, en árabe) ha sido la última en llegar al asentamiento que más de 80 inmigrantes sirios mantienen en la Plaza de los Reyes, en pleno corazón de Ceuta, desde el pasado 5 de mayo. La primogénita de Hayat Al-Asaad, la acampada número 87, vino al mundo en la ciudad autónoma a primeros de junio y, junto a las escuálidas tiendas de campaña que forman el asentamiento, su padre ironiza con que será conocida como “la niña de la calle”. La niña de la Plaza de los Reyes vivirá este viernes su primer Día Mundial de los Refugiados sin saber si tendrá tal condición.

El patriarca de la familia, Hassan, padre de 6 hijos de dos esposas distintas, uno de ellos ya en Madrid tras llegar a territorio español por Melilla, era un pujante comerciante de ropa en Homs y Damasco hasta 2013, cuando tras dos años de guerra en su patria emprendió la huida hacia Europa. Con él se llevó a toda su familia, desde a su madre, ahora bisabuela, que con 84 años es la anciana del campamento, hasta la pequeña Nasira, que cruzó África en el vientre de su madre, Nadine.

“Fue un viaje durísimo pero lo más duro es lo que nos hemos encontrado aquí”, dice Nasser, a cuyo alrededor se arremolinan Mohamed Ali, estudiante de 24 años nacido en Alepo; Ahmed Kurdu, activista político de 36, que está en Ceuta por segunda vez tras su viaje de ida y vuelta de mediados de la década pasada; Majed Nasser, de 28, que se dedicaba a la industria textil en su país; y Reduan [el único que pide ser citado con un nombre ficticio], soldado hasta que fue reclutado por el régimen sirio, de cuyas filas desertó en una epopeya de ida y vuelta hacia Turquía con un pasaporte “manipulado” que muestra como una herida.

Son un puñado de las 87 personas que llevan 45 días viendo amanecer en la calle exigiendo que las autoridades les faciliten su tránsito a la Península. Desde mayo sólo lo han conseguido dos. Otro ha recibido esta semana, tras nueve meses en Ceuta, la confirmación de que podrá hacerlo el próximo 2 de julio. La Delegación del Gobierno, ante la que han planteado dos peticiones de reunión sin respuesta, asegura que los expedientes siguen su curso y que la presión “no surtirá ningún efecto”.

Del grupo forman parte 18 mujeres, 41 menores y alguno más en camino (hay dos embarazadas) que sienten, como los varones, que “hemos huido de una guerra para terminar en una cárcel”. El tiempo medio de estancia en la ciudad de los migrantes antes de salir hacia la repatriación o el continente europeo es, según fuentes oficiales, de 145 días. La mayoría de los acampados llegaron a Ceuta en enero y febrero pero las oenegés (APDHA, CEAR, SOS Racismo y Andalucía Acoge, entre otras) que el pasado miércoles presentaron 3.000 firmas en apoyo de su “causa justa” sospechan que la “violación de los más elementales Derechos Humanos” de los sirios “se intenta justificar por el principio de autoridad” y una suerte de disuasión de un supuesto ‘efecto llamada’.

Aunque ni el Área de Menores de la Ciudad Autónoma ni la Fiscalía han cedido a las “presiones” recibidas para dictar un desamparo temporal de los niños que permita a la Administración local asumir su tutela, el Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas (PP) mantiene abierto un expediente administrativo que busca la fórmula “legal” para “hacer cumplir las Ordenanzas Municipales que se están violando” con el asentamiento.

 

Los ceutíes, “gente que tiene miedo a significarse”

“Los ceutíes nos parecen, en general, buena gente que tiene miedo a significarse pese a que dice empatizar con nosotros”, señala Kurdu, que sólo ha podido hablar “una vez” con su esposa y sus hijos, exiliados en Turquía y que es uno de los pocos (17) acampados que ha solicitado protección internacional en España. El resto dice no haberlo hecho para evitar la ralentización de los expedientes que conlleva esas peticiones, con las que los requirientes reciben una ‘tarjeta roja’ que sin embargo no les permite cruzar el Estrecho de Gibraltar pese a las reiteradas sentencias judiciales en contra de esta interpretación de la legislación que hace Interior porque Ceuta no es ‘territorio Schenguen’.

Majed Nasser y Reduan explican que llegaron a Marruecos y a la ciudad autónoma vía Turquía o Egipto, casi siempre con escala en Argelia, “en coche, autobús y andando”, tras descartar las rutas hacia el norte de Lampedusa y Tánger porque eran “más peligrosas”. Cada sirio asegura haber pagado entre 5.000 y 3.000 euros, según el caso, cruce del Tarajal incluido, para llegar a España. El primero anhela reunirse con su hermano, que gestiona un restaurante de kebabs “junto a la parada de metro de Buenos Aires”, y el segundo encontrarse con sus parientes y amigos de Bilbao o Madrid, aunque el soldado desertor lamenta que “tras cuatro meses en este país mi expediente no avanza mientras a exmilitares sirios en mi misma condición se les ha dado asilo en Francia o Bélgica en 10 ó 15 días”.

“Ceuta no es Europa y España no lo parece”, protestan a su lado Hayat Al-Asaad y Hassan, que subrayan que “ni mendigamos ni robamos pese a que parece que nos empujan a la desesperación para que lo hagamos”. Ambos buscaban “una tierra en la que los Derechos Humanos, sobre todo los de los niños, son lo primero” y se han encontrado otra “en la que lo perros están mejor tratados que nosotros”.

 

“No nos vamos a mover de la plaza”

El grupo recibe ayuda de distintas oenegés y alimentos de asociaciones islámicas (comportamiento reprobado en sus comparecencias por el delegado del Gobierno, Francisco Antonio González Pérez) pero descarta volver al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), donde verían sus necesidades básicas cubiertas pero en el que se sienten “peor que en una celda”. “En la cárcel vives con un compañero y tienes televisión pero en el CETI compartes cuarto con 20 personas, no puedes ni introducir vegetales para que tu esposa coma lo que le ha dictado el médico y hay duchas compartidas para adultos y menores”, ejemplifican.

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, que la semana pasada visitó Ceuta pero no se acercó al asentamiento, defendió como “idóneas” las instalaciones y servicios de El Jaral, a varios kilómetros del centro, pese a que en sus informes anuales no ha dejado de recomendar la construcción de unidades específicas para la acogida de familias. Incluso ha instando a que se facilite el traslado a la Península de aquellos solicitantes de asilo que se encuentran en Ceuta y Melilla "en situación de especial vulnerabilidad". “Las migraciones han cambiado”, alerta un técnico de la Administración local, “y las infraestructuras no se han adaptado para pasar de albergar a hombres jóvenes solos a parejas con hasta 6 hijos”.

“No nos vamos a mover de la plaza porque preferimos regresar a Siria antes que permanecer aquí atrapado soñando con ver la televisión”, advierte Al-Asaad, que asevera conocer compañeros de acampada que han tenido que vender “hasta los pendientes” para seguir sobreviviendo “en condiciones lamentable, sin recibir ninguna ayuda humanitaria, ni siquiera de la Cruz Roja”, según la carta al delegado de una decena de organizaciones no gubernamentales.

Entre 2013 y 2014 han llegado a Ceuta un total de 194 migrantes de origen sirio. De ellos, casi 140 siguen en la ciudad debido a una demora “excesiva e injustificada” en la tramitación de los expedientes que “está provocando un grave daño en todos los órdenes a las familias afectadas”. Los gobiernos central y local, que se ha ofrecido incluso a pagar una pensión para acoger a las madres lactantes, sostienen que la situación es “preocupante” pero avisan de que “la Administración competente, la central, no alterará el procedimiento establecido por ley para atender la situación de los acampados”.

España registró en 2013 un total de 4.502 solicitudes de asilo (725 de ciudadanos sirios), casi el doble de las recibidas en 2012 (2.588), según el informe sobre 'La Situación de las personas refugiadas en España' presentado esta semana por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). De estas peticiones, se admitieron a trámite el 22 por ciento y, de ellas, un total de 206 recibieron el estatuto de refugiado, y otras 376 protección bajo otras fórmulas. Además, se denegaron un total de 1.251 solicitudes.

Lea también:

- Diez organizaciones y 3.000 ceutíes abrazan la "causa justa" de los sirios de la Plaza de los Reyes

- Carracao "intuye" que la Ciudad actuará en la Plaza de los Reyes para "desviar la atención"

- La Ciudad busca la fórmula "legal" para desalojar el campamento sirio y hacer cumplir las Ordenanzas

- La Defensora del Pueblo dice que Ceuta es “ejemplar” en la acogida que brinda al migrante

- Valcárcel pedirá a Malmström más apoyo de la UE para “luchar contra la inmigración irregular"

- González Pérez intuye que los expedientes de los sirios que estén en el CETI irán más rápido

- Caballas teme que la Delegación usa a los sirios para escarmentar a los migrantes que planeen venir

- Vivas ratifica que la Ciudad no usará la fuerza para desalojar el campamento sirio

- Caballas replica al PP que "anticeutí" es "quien mantiene a miles de ceutíes pobres y parados"

- UPyD lamenta que la "falta de escrúpulos" de Carreira "traspasa lo humanamente aceptable"

- La Ciudad dice que policías y técnicos recomiendan no desmantelar el campamento de los sirios

- Caballas insiste en Benzú en exigir fronteras compatibles con los derechos humanos

- Carracao ve una "pelea de gallos" entre Vivas y el delegado, a quien apoya sobre el campamento sirio

- Primavera Europea reclama una solución "definitiva e inmediata" para los inmigrantes sirios  

- UPyD insta a las autoridades a sacar ya a los niños sirios del campamento de la Plaza de los Reyes

- González Pérez y Vivas "hablan" del campamento sirio en la Plaza de los Reyes y su continuidad

- Ceuta ha recibido 141 sirios en lo que va de año y ha visto partir hacia la Península a 18

- Unos 50 sirios vuelven a asentarse en la Plaza de los Reyes exigiendo cruzar ya el Estrecho

- La Policía Nacional desarticula la principal red dedicada a introducir ilegalmente sirios en Ceuta

- González Pérez pide "paciencia" a los sirios y recuerda que la burocracia es la misma para todos

- Caballas reprocha al PP que trate a Ceuta como un "centro de retención indefinida de inmigrantes"

- Siete de los 9 sirios que habían pedido asilo en Ceuta han retirado sus solicitudes

- Un grupo de inmigrantes sirios vuelve a movilizarse para salir de Ceuta ante la Delegación

- Cuatro de los siete niños sirios cuya guarda asumió la Ciudad vuelven al CETI con sus padres

- La Ciudad asume de manera “cautelar y provisional” la guarda de siete niños de nacionalidad siria