MEDALLA DE LA AUTONOMÍA 2018

Roviralta: "El mejor premio que un médico puede recibir es la sonrisa de su paciente"

Roviralta: "El mejor premio que un médico puede recibir es la sonrisa de su paciente"
Vivas, con el doctor Roviralta, tras la entrega de la Medalla.
Vivas, con el doctor Roviralta, tras la entrega de la Medalla.  

El Servicio de Otorrinolaringología del INGESA de Ceuta, integrado en el Hospital Universitario de Ceuta, ha recibido este domingo la Medalla de la Autonomía por haber incorporado "importantes avances y técnicas médicas a la sanidad pública local", singularmente "el implante coclear", situando al clínico de Loma Colmenar "entre los hospitales de primer nivel de España" y "contribuyendo con ello a los principios legales de cohesión, equidad y accesibilidad al Sistema Nacional de Salud".

Dicha distinción se propuso "como reconocimiento y estímulo moral a los profesionales de la sanidad local que se esfuerzan por alcanzar la excelencia en la asistencia sanitaria para beneficio de los ceutíes y por minimizar con estos avances los problemas derivados de la discapacidad auditiva severa".

Al recoger la distinción, el doctor Roviralta, que ha hecho extensivo el premio a todo el equipo del Servicio, por supuesto, pero también al resto de profesionales sanitarios públicos que se caracterizan por su "dedicación, vocación y trato humano". A la Administración le ha pedido que invierta "en recursos humanos y tecnológicos" para "implantar en Ceuta los avances médicos" y así "ganar calidad de vida, reducir evacuaciones y equiparar nuestra atención a la del resto de España".

El facultativo también ha hecho de su intervención una llamada de atención a las instituciones para que combatan la "discapacidad social" que causa la pérdida de audición y ha utilizado varios ejemplos concretos, entre ellos la primera paciente de implante coclear, presente en el Auditorio, escuchando aunque también había traducción a lenguaje de signos, para ejemplificar la "pérdida de ilusión por la vida" que puede suponer dejar de oír a los 39 años pero también la sonrisa que es capaz de iluminarlo todo al recuperar esa capacidad. "El mejor premio que un médico puede recibir es la sonrisa de su paciente", ha resumido.

Vivas se ha congratulado porque "con la concesión de la Medalla Autonómica al Servicio de Otorrino del Ingesa de Ceuta estamos reconociendo, de manera justa y merecida, el trabajo de un grupo de profesionales de la salud, con el doctor Roviralta al frente, que, a base de dedicación, compromiso deontológico y vocación científica, ha logrado mejorar, de manera significativa, la calidad de vida de las personas con dificultades de audición".

"El trabajo del doctor Roviralta y su equipo es también una llamada de atención, una manera de pellizcar nuestras conciencias", se ha extendido el presidente, "para decirnos que el compromiso con la plena inclusión, con la eliminación de las barreras que condenan al aislamiento a muchas personas, no es una opción, es una obligación ética y moral, que a todos incumbe, que no admite excusas ni demora".