El sistema telemático del 112 acumula una ristra de fallos


El sistema telemático del 112 acumula una ristra de fallos
-El sistema SENECA que controla las comunicaciones de la Sala del 112 se cae con frecuencia y obliga a los operarios a atender las emergencias como antes de la era digital

-Si los problemas técnicos se hubieran dado durante las lluvias torrenciales “hubiera supuesto un caos absoluto, con graves consecuencias para el conjunto de la ciudadanía”, advierte un informe del director del 112

-Cuando el SENECA se cae, algo que sucede con frecuencia, “significa que al estar logados manualmente, es como si atendiéramos al ciudadano con un teléfono casero”, recoge el mismo informe del director del 112

Un hombre aparca su coche para asomarse a un acantilado y pierde la vida. Entre una acción, la de aparcar el coche para dar un paseo por el acantilado y la aparición del cadáver pasan más de 24 horas llenas de angustia y esfuerzo colectivo por encontrar al desaparecido. Y como en esta tragedia real -es el caso del conductor de APROS que apareció muerto en la Batería del Pintor- y en muchos otros sucesos que terminan con final feliz todo comienza con una llamada a un teléfono de emergencia: el universal 112.

En ese centro de atención de Emergencias recogen información y evalúan la situación para avisar a los servicios que corresponda: Guardia Civil, Policía Nacional, Bomberos, 061, Protección Civil, etc. Para que su labor sea lo más efectiva posible, el Ejecutivo de la Ciudad Autónoma apostó por realizar una fuerte inversión para crear este centro. Pero la realidad es que el sistema telemático falla constantemente dificultando un funcionamiento correcto y una atención con la urgencia que se merece el ciudadano. Así se recoge en un buen número de partes de incidencias y un extenso informe que firma el jefe del servicio, Javier Romaguera, y a los que ha tenido acceso ceutaldia.com.

En más ocasiones de las deseables el sistema SENECA que rige las comunicaciones del 112 se cae.

“Esto produce que el teléfono único de Emergencias deje de contar con la mayoría de las características que posee: no es posible identificar las llamadas entrantes, no existe plataforma ni base de datos, no se pueden transmitir telemáticamente datos a ningún organismo, así como tampoco es posible la utilización del Sistema Geográfico de localización de llamadas. Del mismo modo, no se pueden grabar ni locuciones, ni datos en el sistema. Así pues, significa que al estar logados manualmente, es como si atendiéramos al ciudadano con un teléfono casero”, recoge el informe realizado por el director del 112, Javier Romaguera, que lleva fecha del 23 de agosto de 2010.

El informe culmina un importante número de partes de incidencias abiertos por los trabajadores de forma diaria y en casi todos los turnos desde el día 12 de agosto de ese mismo año. Ese día a las seis y media de la tarde, la sala del 112 sufrió un apagón. “No funciona ningún aparato eléctrico, sin saber por qué motivo no han funcionado los sistemas de protección auxiliares, quedando sólo en la sala de comunicaciones un teléfono exterior DOMO ubicado en el puesto de Jefe de Sala, en el cual durante 45 minutos no se recibió una sola llamada, hecho nunca ocurrido con anterioridad”, relata Romaguera en su informe.

Desde ese día el 112 y su sistema de comunicaciones SENECA nunca volvió a ser el mismo y registró caídas cada día que dejaban como mínimo durante un cuarto de hora a los operarios del centro de comunicaciones sumidos en la era analógica y dando respuesta a las emergencias de los ciudadanos “con un teléfono casero”.

El mantenimiento de todo este sistema telemático corresponde al Centro de Proceso de Datos.

Si el hecho de que se caiga el soporte informático y se retorne a la era analógica no fuera suficientemente grave, las dificultades se agravan al depender para la puesta en marcha de las líneas manuales del CPD, que custodia el acceso al cuarto en el que se activan estas líneas bajo llave, razón por la que se estuvo 45 minutos dependiendo del DOMO.

El CPD no se molestó en realizar informe alguno sobre lo ocurrido el 12 de agosto, al menos 9 días después, el 23 de agosto, el director del 112, Javier Romaguera no lo había recibido y así lo hizo constar en su informe.

Romaguera resalta el celo de sus trabajadores, pero firma un párrafo aterrador que deja claro que los ceutíes han estado en manos de la fortuna ante el negligente funcionamiento del soporte telemático del 112:

“Hacerle notar que si estos problemas técnicos hubiesen acaecido durante los periodos de lluvias torrenciales e inundaciones sufridos en breves fechas, hubiera supuesto un caos absoluto, con graves consecuencias para el conjunto de la ciudadanía”, avisa Romaguera.

“Todo lo anteriormente expuesto es indicativo de graves deficiencias en cuanto a la operatividad del Teléfono Único de Emergencias 112 de Ceuta”, enuncia Romaguera antes de pedir que se traspase la competencia del mantenimiento del sistema telemático al propio 112 desde el CPD, a imagen y semejanza de lo que se hace en otros 112 a lo largo y ancho del país.

Esas “graves deficiencias” y caídas constantes del SENECA se han mitigado desde agosto del pasado año, pero según han confirmado a Ceutaldia.com fuentes de los servicios de Emergencia de la Ciudad Autónoma de Ceuta se siguen produciendo con cierta frecuencia.

El sistema telemático del 112 acumula una ristra de fallos