APERTURA 25 DE JUNIO

Solo mil hamacas bajo reserva diaria: el extraño verano que le espera al Parque Marítimo

Solo mil hamacas bajo reserva diaria: el extraño verano que le espera al Parque Marítimo
Parque Marítimo del Mediterráneo
Parque Marítimo del Mediterráneo  

El Parque Marítimo ya era un lugar singular, mitad parque, mitad piscina y seguido por una empresa pública, pero en este verano, marcado por la pandemia del COVID-19, bañarse en las piscinas de agua marina diseñadas por César Manrique supondrá una experiencia distinta, plagada de novedades y restricciones impuestas por las circunstancias de la nueva normalidad post coronavirus que empezarán a ponerse en práctica desde este jueves 25 de junio, día de la reapertura de  las instalaciones.

El primer cambio será el aforo: solo habrá mil hamacas. Será necesaria una reserva, que deberá hacerse online y previo registro con sus datos personales a través de parquemaritimo.es o a través de una aplicación para teléfonos móviles y todas las entradas con un precio único, 5,50 euros.

Pero, ojo, la reserva tendrá también límites. Solo se podrá realizar un máximo de 10 reservas por cada usuario registrado en la web y solo para un día determinado para evitar reventas o acopio de entradas, “aunque esto no es el Real Madrid-Liverpool y no creo que haya reventa”. Hasta que no se utilice la reserva no puede reservarse hamacas para días posteriores. Un límite diario que tendrá una excepción en los mayores de 65 años, que podrán adquirir entradas semanales a un precio reducido de 3,5 euros. Los mayores podrán adquirir su entrada de forma presencial en horario de 10.00 a 11.30 horas. Además, para todos aquellos que no dispongan de un teléfono móvil o internet, la Ciudad reservará un número de entradas, cuya cifra todavía está por determinar, para la venta en taquilla. El objetivo, subraya el gerente del Parque, Rafael Montero, es que no haya colas, que con la distancia interpersonal “podrían llegar al puerto deportivo con la gente a pleno sol”.

El Parque Marítimo tomará la temperatura de todos los usuarios en la entrada y se guardará una distancia de dos metros entre las hamacas. Y, cuidado, aquí viene otra de las complicaciones: las hamacas, que no pueden moverse de su sitio, están numeradas del 1 al 1.000 y dispuestas en grupos de dos o individuales. El director del Parque, Luis Márquez Salinas, pide aquí la colaboración y responsabilidad de los usuarios. Si va un número impar de personas convivientes al Parque y quieren estar juntos, plantea el director de las instalaciones, es recomendable reservar las que estén en grupos de dos y una suelta, pues si se reserva una hamaca que esté vinculada a otra en pareja, esa otra hamaca queda invalidada y no podrá reservarse a otro bañista.

Montero ha defendido la decisión de establecer un precio único asequible _--”en Benidorm el alquiler de una hamaca cuesta cinco euros y en cualquier piscina te cuesta la entrada 10 o 15 euros”, ha comparado el gerente de la empresa pública, “ir al cine con la familia te cuesta más”, ha añadido. La reserva se podrá anular de forma libre hasta 24 horas antes hasta el mismo día por causas meteorológicas “de sentido común”. "Si hay dos nubes y hace un poco de frio, pues no”, avisa Márquez. Medidas que, no obstante, no son definitivas y se irán adaptando a la realidad de la demanda, a la espera de ver cómo funciona la nueva normalidad. Pero, de momento, la pandemia ya ha obligado al Parque a modernizarse, aunque sea a la fuerza. 

Parque Marítimo 2020

Solo mil hamacas bajo reserva diaria: el extraño verano que le espera al Parque Marítimo