INFORME 2017

SOS Racismo apunta a los sobornos a policías en la frontera, las “mafias de las que nadie habla”

SOS Racismo apunta a los sobornos a policías en la frontera, las “mafias de las que nadie habla”

Desde 1995, SOS Racismo lleva realizando su Informe Anual en el que analizan la situación del racismo y la xenofobia en España. Un informe en el que desde hace años se reserva un capítulo aparte para las “agresivas” políticas migratorias y de asilo de los sucesivos gobiernos de PSOE y PP y sus consecuencias en la Frontera Sur.  La edición que repasa 2017 no es una excepción, con más de una veintena de menciones a Ceuta y a su Frontera “selectiva”, hecha a la medida, señala el informe, de “las mafias de las que nadie habla”, las dedicadas a sobornar a los policías y falsificar pasaportes. Lea el informe completo:

El informe de SOS Racismo pone el foco en dos cuestiones cruciales: las devoluciones en caliente y el “régimen especial” ajeno a las leyes internacionales de las ciudades de Ceuta y Melilla y el tratamiento a los menores extranjeros no acompañados. Dos ámbitos en los que España ya ha recibido repetidos avisos de orejas de Naciones Unidas o incluso sentencias condenatorias del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Frontera selectiva

Para SOS Racismo, la frontera de Ceuta (como el caso de Melilla) es una “frontera selectiva” hecha a la medida de las mafias contra las que paradójicamente dice luchar el Gobierno español. Fortificada con una doble valla para impedir pasar a quienes no tienen recursos para pagar a las mafias para cruzar el Estrecho ni mucho menos para pagar un pasaporte, pero “abierta para quienes pueden sobornar a policías fronterizos o adquirir documentos que les faciliten el paso a través de estas denostadas ‘mafias’ sobre las cuales nadie habla. Cerrada a quienes pueden tener iguales o mayores motivos que las personas procedentes de Siria para solicitar protección internacional”, resumen desde SOS Racismo.

Devoluciones a menores

Unas devoluciones en caliente, denuncias por oenegés, partidos políticos, instituciones y tribunales, que implican también a menores no acompañados, denuncia el informe Anual de SOS racismo. “Como afirma Save The Children en su informe Infancias Invisibles, las devoluciones realizadas en las vallas de Ceuta y Melilla se realizan de manera tan rápida y automática que hace imposible verificar si son menores de edad o refugiados, llevando a cabo una práctica totalmente ilegal”, cita el informe, aludiendo a cifras de la ONG Ca-Minando Fronteras, que en su informe ‘Tras la frontera’ de 2017 calcula que entre septiembre 2015 y diciembre 2016 murieron 388 personas en el mar tratando de llegar a las costas españolas, de las cuales 122 eran menores (el 31,4%), niñas, niños y adolescentes. En ese mismo periodo, según cifras de Ca-Minando Fronteras, casi un centenar de adolescentes de 14 a 17 años, exactamente 98, quedaron gravemente heridos al intentar saltar las vallas de Ceuta y Melilla

Políticas agresivas

“En el Estado español los sucesivos gobiernos del Partido Popular y del Partido Socialista Obrero Español han desarrollado políticas igual mente agresivas. En nuestro caso, lo «normal» y «necesario» son las redadas racistas, los maltratos, abusos y detenciones arbitrarias en los Centros de Internamiento de Extranjeros, o las devoluciones en caliente en Ceuta y Melilla”, denuncia el informe, que reserva un capítulo especial para la Frontera Sur, tristemente “modelo a seguir” en política migratoria en Europa.