INFORME ANDALUCÍA ACOGE

Treinta años de muertes en el Estrecho

Treinta años de muertes en el Estrecho
Primer inmigrante hallado muerto en la playa de Tarifa junto a una patera
Primer inmigrante hallado muerto en la playa de Tarifa junto a una patera  

El primero de noviembre, Día de Difuntos, hace ya treinta años, el mar arrojó el primer cuerpo de una persona migrante a las costas españolas. Ocurrió en la playa gaditana de los Lances, a poco más de 15 km de Tánger. Un fuerte temporal provocó el naufragio de una barca marroquí con 23 ocupantes, que dejó un muerto, 18 desaparecidos y cuatro detenidos, cuya meta era entrar irregularmente en España. La primera víctima, un joven marroquí de Nador de 23 años, había pagado 35.000 ptas para cruzar el Estrecho y llegar a Europa con el fin de encontrar trabajo. Los cuerpos de once de los 18 desaparecidos fueron apareciendo en los días siguientes. A los demás se los tragó el mar. Los cuatro que sabían nadar tuvieron más suerte. Entonces España era tan solo un país de tránsito, su objetivo era llegar a Francia o Italia. El modus operandi había cambiado: de colarse como polizones en los ferrys a jugarse la vida en pequeñas embarcaciones frágiles e inseguras. Fue la primera patera de “sin papeles”, la primera de tantas. La noticia fue portada en el Diario de Cádiz del 2 de noviembre de 1988, la foto que la ilustraba es del periodista Ildefonso Sena) y salto a la prensa nacional en el diario El País, recuerda Andalucía Acoge en su balance de “Treinta años de muerte en el Estrecho”.

Treinta años después sigue siendo, en ocasiones, portada de la prensa nacional. Síntoma de que el fenómeno migratorio que se venía encima en 1988 no ha sido objeto de la suficiente atención y, sobre todo, ni las soluciones ni las respuestas han cambiado demasiado.

Desde aquel Día de Todos los Santos de 1998 el Mediterráneo se ha tragado a más de 6.700 vidas y han llegado a las costas españolas más de 235.500 personas. 2006 fue el peor año con diferencia, con más de mil muertes en el Estrecho. Este 2018 ya se acumulan 431 cadáveres.

“La muerte sigue acompañando a la inmigración: gente joven, adulta, bebés, adolescentes, hombres y mujeres forman parte de un cementerio marino que se extiende por todo el Mediterráneo porque Europa y el sistema capitalista que gobierna el mundo no da alternativas de vida a esta tragedia humana interminable”, concluye Andalucía Acoge, “na política migratoria centrada en el control, no va a disuadir a nadie que haya decidido emigrar para conseguir una vida mejor en otro país. Ninguna ruta queda cerrada definitivamente. Aunque no conozcamos sus nombres, ni la edad de todas estas personas muertas, una sola de ellas ya merece todos nuestros esfuerzos, nuestro compromiso y nuestra intención firme para lograr que las políticas migratorias tengan como eje central el respeto a la vida y a la dignidad, que sean inclusivas y respetuosas con la diversidad y que busquen sobre todo el acabar con el sufrimiento humano”.

“Se siguen produciendo devoluciones, y colaborando con Marruecos para librarnos del problema. Marruecos exige ahora su parte por frenar la emigración a Europa. La caza de la persona migrante a cambio de mejorar su posición y aumentar la financiación europea”, denuncia el informe señalando la devolución colectiva del 22 de agosto”, recuerdan, concluyendo que “el gobierno socialista ha supuesto sobre todo un cambio de actitud. Respecto a la migración, otra cosa es que haya un cambio de política real".

Menores como arma arrojadiza

Desde Andalucía Acoge denuncian que los menores no acompañados se han convertido en “arma arrojadiza y la prueba más visible de la falta de solidaridad entre comunidades autónomas para hacerse cargo de ellos”. De los 10.162 menores no acompañados en España, según cifras de septiembre de Andalucía Acoge, casi la mitad (4.798) reside en Andalucia. Andalucía Acoge denuncia “casos de desaparición de menores posibles víctimas de trata en los centros de protección”. En Melilla, que acoge a 1.046, hay tres centros de menores, de los cuales La Purísima (antiguo edificio militar abandonado por sus pésimas condiciones de habitabilidad) es conocida por las denuncias de agresiones y humillaciones a los menores.

Señalan especialmente el caso de Marruecos, de cuya represión y falta de futuro huyen jóvenes desde norte, “desde Larache, KsalKebir, Tetuán, o Tánger. Según el informe de Europol (publicado el 18 de octubre) la trata de menores para explotación sexual por parte de las terribles mafias nigerianas, tienen España e Italia como ruta de entrada a Europa”.

Discurso del odio

Las migraciones estarán presentes en la campaña electoral y esto es siempre peligroso, advierten: “España ya no está a salvo del discurso del odio a la persona migrante y a la diferente. “El discurso antinmigratorio en España, que antes permanecía estancado en grupos marginales de ultraderecha, asoma sin pudor en partidos xenófobos como VOX pero también en líderes de partidos tradicionales, que irresponsablemente lanzan datos falsos y agita el miedo al inmigrante: “Hay estudios policiales que dicen que hay un millón de inmigrantes esperando en las costas libias” a tomar “las rutas españolas”, se indignan.

“La criminalización de los defensores de las personas migrantes es el último paso en esta deriva. Son ellos y los que los apoyan los que sacan los colores al sistema”, zanjan desde Andalucía Acoge.

Infografía 30 años