QUINCE AÑOS DESPUÉS DEL 11-M

Del yihadismo de importación a la radicalización en casa

Del yihadismo de importación a la radicalización en casa
Fernando Reinares
Fernando Reinares  

El experto en yihadismo Fernando Reinares del think tank Real Instituto Elcano, y su equipo de investigadores, Carola García y Álvaro Vicente han presentado en Ceuta, de la mano de la Fundación Premio Convivencia y la asociación cívico cultural Príncipe Siglo XXI su último y exhaustivo análisis del yihadismo en España desde el fatídico 11 de marzo de 2004 hasta 2018, de Atocha a Ripoll.

Reinares, uno de los más respetados expertos en terrorismo yihadista partiendo de los datos y variables que inciden de los 200 detenidos y 15 muertos en España vinculados a actividades terroristas. “Hemos querido huir de especulaciones gratuitas y centrarnos en los datos”, explicaba Reinares al público en la presentación en el salón de actos del Palacio Autonómico del estudio “Yihadismo y yihadistas en España. Quince años después del 11-M, que puede descargarse gratuitamente en la web del Real Instituto Elcano.

“Se trata de un análisis empírico, basado en datos sobre la totalidad de yihadistas condenados o muertos en España entre 2004 y 2018, el año inmediatamente posterior a los atentados del 17-A en Barcelona, cuyo epílogo tuvo lugar en Cambrils a primeras horas del siguiente día. 

El estudio explora las características sociales, los procesos de radicalización y las pautas de implicación terrorista de 215 individuos, 200 de los cuales fueron condenados en la Audiencia Nacional a lo largo de ese tiempo y 15 perdieron la vida durante el mismo –en las aludidas Leganés y Cambrils, al igual que en Alcanar y Subirats– como consecuencia de su participación en acciones de terrorismo yihadista.

El informe divide el periodo a estudio en dos mitades, por un lado, explica Reinares, desde 2004 a 2011, años dominados por la influencia de Al Qaeda; y, por otro lado, de 2011 a 2018, periodo en el que el influjo de Estado Islámico. Catorce años de terrorismo y difusión del yihadismo en España en la que los investigadores han encontrado un cambio significativo y una pauta constante que no ha variado.

El cambio observado está en el origen de los terroristas y se manifiesta especialmente desde 2012, cuando seis de cada diez terroristas detenidos o muertos eran españoles, segunda generación de familias inmigrantes, incluso un ceutí de tercera generación. Yihadistas nacidos y criados en España, incluso un diez por ciento eran conversos. Yihadistas ‘”homegrown”, resume Fernando Reinares, contrastando el dato con el primer periodo analizado, cuando solo uno de cada era español y dos de cada diez, nacionalizados.

La pauta, en cambio, está en el camino hacia la radicalización, cuyo proceso se mantiene estable con pocas variantes. Cada historia de radicalización es única e intransferible, las razones personales pueden ser muchas, pero el mecanismo es siempre el mismo y siempre, sin excepción, influye un agente externo radicalizador. Entre los 215 casos estudiados, solo uno se radicalizó por su cuenta a base de leer propaganda.