No hay elecciones, de momento, para la plaza junto a la Biblioteca


No hay elecciones, de momento, para la plaza junto a la Biblioteca

- Los jardines junto a la Biblioteca en la calle Manuel Olivencia presentan un nivel de abandono preocupante

- La calle Señorita Valderrama, de subida, junto al polideportivo se ha convertido en un aparcamiento sin que preocupe que se suelten las baldosas del acerado o no crezca la hierba en lo que debería ser un trozo de jardín

- Incluye galería de fotos

Es un mal común en Ceuta, se hacen infraestructuras, se gastan cientos de miles de euros o millones sin que después se sepa muy bien qué hacer con ellas o cómo conservarlas. A veces incluso, sucede en el centro, que parece reducirse a lo que va desde la plaza de África a la de Maestranza, pero sin salirse del eje principal: Gran Vía, Revellín, Camoens, Real. Es el caso del jardín y la plaza que hay en la calle Manuel Olivencia Amor, junto a la Biblioteca Pública del Estado, Adolfo Suárez, y al polideportivo del Recinto.

Infraestructuras millonarias en euros de inversión pública que contemplan día a día como la placita nueva, los jardines anexos y hasta la calle Señorita Valderrama por la que por ejemplo acceden a la piscina los usuarios del polideportivo envejecen años en días sin que nadie ponga entretenimiento alguno para evitarlo.

Dos olivos centenarios compiten en la tierra con matas y cañas, malas hiervas y resisten el golpeo de la tierra suelta cuando hay viento que se ha esparcido por toda la plaza.

La tierra y las piedras del suelo o de los adornos que se han ido soltando y que son arrastradas sin ton ni son. Se han soltado porque entre otras cosas, en la calle Señorita Valderrama la parte derecha de la calle en sentido subida ha sido conquistada por incívicos conductores que no encuentran otro lugar mejor para estacionar su vehículo que ese. Suben a la acera, atraviesan lo que debería ser un trozo de jardín, hoy es sólo un trozo de tierra en la que además la lluvia le ha dibujado una cicatriz transversal en forma de surco-zanja.

Impracticable para los peatones que quieran usarla, ni que decir de los bancos sin sentido que permanecen colocados en la calle. ¿Alguien sabe a qué hora sale o pasa el autobús que tiene parada justo en la parte alta del polideportivo y si conecta o no con los que vienen de los distintos barrios?

Bordillos y muretes rotos y hasta un trozo de acera que parece faltar, ningún cuidado en la jardinería y una papelera anclada en un poste que ya no está anclada sino que ha decidido apoyarse en el suelo, como si harta de contemplar la decadencia hubiera decidido dimitir.

El desolador panorama, de absoluta derrota y despilfarro, expresa su falta total de amor y cuidado a través del suelo de la plaza, allí de los vértices de las pequeñas estrellas dibujadas con baldosas surgen pequeñas matas en un gesto de sublevación de la naturaleza que bulle debajo de toda urbanización humana. ¿Cuánto hace que ningún servicio municipal pasa por aquí para hacer algo? Las fotos son sólo de hace unos días, para este rincón de la nueva Ceuta parece no haber elecciones.