Basura, vertidos fecales y restaurantes ilegales, así ve Ecologistas en Acción el litoral de Ceuta

Archivo

El informe anual de Ecologistas en Acción denuncia un año más el estado de la playa estrella de Ceuta, La Ribera y de todo el litoral de la Bahía Sur hasta el Sarchal. Una zona de baño en la que ondea la bandera azul de calidad, pero en la que a juicio de esta asociación conservacionista debería ondear la “bandera negra” a la vista de su estado y sus niveles de contaminación.

El diagnóstico de Ecologistas en Acción sobre esta zona de la costa ceutí es demoledor, sembrado de residuos, construcciones que se saltan la ley y sin ningún tipo de protección: “El valioso litoral que se extiende desde la playa de la Ribera y Fuentecaballos hasta la costa del

Sarchal (en este último sector comienza el LICES/ 6310002, que es un espacio protegido esencialmente marino y litoral que no cuenta con el necesario plan de ordenación de sus recursos) se encuentra muy afectado por diferentes tipos de contaminación: residuos sólidos urbanos y muchos plásticos; restos de antiguas construcciones no eliminados; contaminación por aguas fecales siempre que llueve o se produce algún problema en la bomba de impulsión situada en la trasera del mercado de abastos. A todo esto hay que añadir una serie de construcciones de servicios de bares y restaurantes en pleno dominio marítimo y litoral.

Residuos sólidos urbanos y muchos plásticos; restos de antiguas construcciones no eliminados; contaminación por aguas fecales siempre que llueve o se produce algún problema en la bomba de impulsión situada en la trasera del mercado de abastos. A todo esto hay que añadir una serie de construcciones de servicios de bares y restaurantes en pleno dominio marítimo y litoral”.

Un tramo de costa de alto valor ecológico que destaca lamentablemente por la “dejadez crónica y gran pasividad por parte de la administración municipal y del estado central y también a impactantes actuaciones de regeneración playas”. Una regeneración con la que, insisten, se produjo un delito ecológico como consecuencia de la matanza de especímenes de la especie Patella ferruginea que desaparecieron sepultadas bajo la avalancha de sedimentos que se dragaron, de un fondo altamente diverso en especies con facies de mäerl, junto con los arrecifes costeros que los albergaban.

Falta de seguridad en la zona

Basura, restos de edificaciones, restaurantes en dominio marítimo y vertidos a los que el informe de Ecologistas en Acción añade un peligro más: la inseguridad ciudadana en la zona: “Además el litoral de Fuentecaballos sufre durante todo el año una suerte de delincuencia ocasional que hace de esta zona un lugar poco apto para ser visitado.