A PLENO

Caballas cuestionará al Gobierno la legalidad de la rescisión sin coste con Trace por sus incumplimientos

Caballas cuestionará al Gobierno la legalidad de la rescisión sin coste con Trace por sus incumplimientos
En este tiempo la empresa y la ciudadanía ha soportado incluso una huelga de un día  en la recogida de basura por el retraso en los pagos de las nóminas./archivo
En este tiempo la empresa y la ciudadanía ha soportado incluso una huelga de un día en la recogida de basura por el retraso en los pagos de las nóminas./archivo  

Caballas interpelará al Gobierno de la Ciudad en el próximo Pleno de control por la legalidad de sus intenciones de rescindir el contrato con la empresa adjudicataria de la limpieza viaria y la recogida de basuras, Trace, sin que la ruptura conlleve coste alguno para ninguna de las dos partes.

En concreto, Caballas planteará al Gobierno  de Vivas tres preguntas:

“¿En qué situación administrativa se encuentran los expedientes incoados a TRACE por incumplimiento de contrato, a tenor de las deducciones practicadas durante catorce meses consecutivos por “servicios no prestados”?

¿Piensa el Gobierno rescindir el contrato de mutuo acuerdo y sin coste para ninguna de las partes, a pesar de haber reconocido en sus actuaciones administrativas el incumplimiento del contrato por parte de la adjudicataria de manera grave y reiterada?

¿Tiene certeza el Gobierno sobre la legalidad de esa decisión?”.

Para los localistas es “difícil entender cómo se plantea ahora la rescisión de mutuo acuerdo cuando, según las certificaciones pagadas, el pliego se cumple escrupulosamente. Pero más difícil aún es cuando existen más de 14 expedientes abiertos por incumplimiento de las obligaciones del contratista”.

Con las preguntas al Gobierno, Caballas pondrá sobre la mesa una situación con Trace cuanto menos peculiar: por un lado, la Consejería de Fomento anunció su intención de rescindir el contrato con Trace en menos de un año. La decisión había sido ya aprobada por el Pleno de la Asamblea hace 10 meses, pero desde entonces no se han dado pasos, según la versión de Caballas. En su argumentación la formación de Mohamed Ali recuerda que desde la aprobación por el Pleno de la rescisión los pasos dados han consistido en que “las detracciones (por servicios no prestados) dejaron de efectuarse, lo que implica que ‘milagrosamente’ la empresa volvió a cumplir con el Pliego de Condiciones (como en las 52 primeras certificaciones) y que la plantilla ha sufrido un recorte en más de 50 efectivos”.

Los localistas apuntan también a que “el estado de la limpieza de la ciudad”, que consideran “lamentable”, “es algo que ya a nadie importa. La ciudadanía ha asumido este hecho con resignación, a pesar de los 1,5 millones de euros mensuales que pagamos por este servicio”.