DOS MESES DE PLAZO

Caballas reclamará al Pleno una auditoría urgente del servicio de limpieza viaria

Caballas reclamará al Pleno una auditoría urgente del servicio de limpieza viaria
Archivo
Archivo  

Caballas plantreará en el próximo Pleno elaborar en el plazo de dos meses, y en el seno de la Comisión Informativa de Medio Ambiente, una Auditoria del Servicio de Limpieza Viaria y Recogida Domiciliaria de Basura, "que recoja con exactitud todos los pormenores económicos, técnicos y funcionales que expliquen las deficiencias que presenta este servicio en la actualidad".

“Ceuta está muy sucia. Esta sencilla frase, repetida hasta la saciedad por ceutíes y visitantes, resume el malestar e indignación  de la inmensa mayoría de la ciudadanía en relación con el servicio de limpieza viaria y recogida domiciliaria de basuras. Es muy difícil entender cómo una Ciudad que invierte en este contrato diecisiete millones de euros anuales, no es capaz de garantizar unos niveles razonables de calidad de este servicio", argumentan, recordando que desde el mismo momento de la adjudicación, este contrato ha estado rodeado de una fuerte polémica. "El Gobierno de la Ciudad, que en muchos momentos ha actuado más como protector de la empresa que como garante de interés general, nos ha ofrecido un lamentable espectáculo de improvisación, desorientación y cinismo que merece la más rotunda de las censuras". "¿Cómo es posible que todo el mundo vea la ciudad mugrienta (y las aceras pegajosas) y se sostenga públicamente que “todo está en orden”, se preguntan desde Caballas. 

Cambios de rumbo

Una evidencia que se cristañizó cuando este verano se recurre a Tragsa, "para que de manera fraudulenta (retorciendo del principio de complementariedad) “echara una mano” en las barriadas". Nuevo invento, recuerdan, que se saldó con otro escándalo que obligo al presidente a comprometerse personalmente con la representación sindical a que cesarían estas prácticas irregulares. "Más recientemente, se ha producido el enésimo cambio de rumbo. Se ha creado una plaza de Jefe de Inspección (o algo así) y se ha cambiado el responsable del contrato porque, al parecer, la solución ahora  está en un “mayor rigor” en la exigencia del cumplimiento del Pliego (lo que supone la enésima contradicción con declaraciones precedentes). Para completar la ceremonia de la confusión, también se anuncia una posible “rescisión del contrato” o “cualquier otra posibilidad legal”.

"Mientras todo esto sucede, en los archivos del negociado correspondiente se acumulan los informes denunciado incumplimientos, deficiencias e irregularidades, ante la más culpable indiferencia de los responsables políticos. Todavía no se ha instalado el sistema de gestión de flota que permite a la Ciudad controlar los movimientos de los vehículos (exigido por el Pliego de condiciones). Cuatro años después, nadie ha abierto un expediente por ello".