SAN AMARO

Las carabelas portuguesas vuelven tras el temporal

Las carabelas portuguesas vuelven tras el temporal
Carabela portuguesa en San Amaro
Carabela portuguesa en San Amaro  

Varios ejemplares de las peligrosas carabelas portuguesas han sido vistas en la playa de San Amaro, arrojadas a la orila por el temporal. Se trata de una especie muy peligrosa con una picadura muy dolorosa. La Consejería de Medio Ambiente ha activado ya un equipo de limpieza e inspección del litoral.

Casi en el mismo punto por el que desembarcó en Ceuta Henrique el navegante, en la playa de San Amaro, han vuelto a hacer su aparición las temidas carabelas portuguesas, las medusas que no lo son pero que suopicadura es aún más dolorosa y que ya asomaron por esta orilla hace unas semanas. Desde la Consejería de Medio Ambiente han activado ya el aviso para proceder a la inspección y limpieza del litoral en busca de más ejemplares.

Las imágenes, remitidas por un lector de Ceuta al Día, muestran varios ejemplares de un azul intenso en la cala de San Amaro. La belleza y el colorido de estas carabelas es proporcional a su peligrosidad y a su dolorosa picaduira.

La Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad está coordinando el protocolo de actuación para la recogida de los ejemplares de Carabela Portuguesa  (Physalia physalis) detectados hoy en la playa de San Amaro.

Trabajadores de la empresa Tragsa, que tiene encomendados trabajos de limpieza y mantenimiento de playas, están realizando estas laborales en coordinación con el Área de Coordinación de Emergencias (ARCE)-Protección Civil, dependiente de la Consejería de Gobernación, que ha procedido a acordonar la zona en la que se han hallado menos de una decena de estos ejemplares de Carabela portuguesa, también conocida como fragata portuguesa o falsa medusa.

Desde ARCE se ruega extremar las precauciones y que los ciudadanos no se aproximen a unos diez metros de la orilla de las playas, puesto que el veneno de esta especie se segrega de manera espontánea y aunque no se considera mortal, sí puede afectar a niños y personas alérgicas. La toxina de la Carabela está activa incluso cuando permanecen inertes en la orilla de la playa o enterradas en la arena, por lo que cualquier contacto con los tentáculos de estos organismos puede resultar peligroso.

Además, se está inspeccionando el resto de las playas cercanas a San Amaro por si se localizaran otros ejemplares.  ​

Carabela portuguesa en San Amaro2