Ceuta dice adiós a un verano solo ligeramente más cálido de lo normal y sin casi rastro de lluvia

Calor

España dice adiós a un verano al borde de una sequía catastrófica, con temperaturas rompiendo récords  aun así, a este lado del Estrecho la situación no ha sido tan dramática. Ceuta ha esquivado la ola de calor que ha recorrido España este verano, en parte gracias al baile de vientos,  y la sequía la ha capeado a golpe de desalinizadora, manteniendo la reserva estratégica de los pantanos a salvo, a costa de una  cuantiosa factura que ha obligado al Gobierno a una modificación de crédito.

Pese a quedar muy lejos de valores extremos, la estación meteorológica de Ceuta sí ha registrado valores por encima de lo normal, especialmente en el capítulo de precipitaciones, con solo 0,4 litros en tres meses en los que la poca lluvia que ha caído apenas tocaba el suelo antes de evaporarse. La precipitación media en los tres meses de verano suele ser de todos modos testimonial, con una media (desde 1981) alrededor de los 3 litros mensuales, pero las registradas este verano es la séptima parte de lo habitual y en los meses de junio y julio no cayó ni una sola gota.

El verano más lluvioso que recuerda Ceuta fuella allá por 1965 cuando en el mes de junio cayó una media de 65 litros, con el record del 3 de junio de aquel mismo año, cuando se recogieron más de 70 litros.

Sí se registraron valores por encima de lo normal en el apartado de temperaturas medias, especialmente en el mes de junio, con una media de 23 grados, 4 grado por encima de lo normal; 24,7 en julio, 2,4 grados por encima de lo habitual en estas fechas y 25,1, ligeramente por encima de los 24,9 que suele registrar Ceuta, superando al mes de julio de 1950 que hasta ahora marcaba la temperatura media más alta registrada en la ciudad autónoma.  

Muy lejos de las temperaturas extremas que se han vivido al otro lado del Estrecho. El record de aquel 19 de agosto de 1949 en Ceuta, con aquellos 38,5 grados, sigue intacto; la mayor temperatura máxima media se registró en agosto de 1980, con 29,2.