NUEVA ORDENANZA

La Ciudad elevará a un mínimo de 750 euros las multas a los incívicos con la basura y los perros

La Ciudad elevará a un mínimo de 750 euros las multas a los incívicos con la basura y los perros
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

La Comisión de Medio Ambiente ha dado su visto bueno este lunes al texto de la nueva Ordenanza de Limpieza que Ramos llevará este mes al Pleno para su aprobación definitiva y posterior publicación en el BOCCE y entrada en vigor en dos semanas. Desde entonces faltas que cualquiera podrá denunciar y que hasta ahora eran sancionadas con no más de 150 euros conllevarán penas pecuniarias de hasta 1.500.

Sacar la basura de casa a cualquier hora y no cuando está estipulado (entre las 20.00 y las 21.00 horas, según sea invierno o verano, y medianoche) o hacerse el loco con los excrementos de las mascostas en la vía pública y no recogerlas va a salir caro, muy caro. Si hasta ahora los cazados por la Policía debían hacer frente a multas de un máximo de 150 euros ahora tendrán que pagar un mínimo de 750 (hasta 1.500) si no son reincidentes. Además, cualquier podrá denunciar y tendrá derecho a que guarden su anonimato.

En el caso de los menores, los padres responderán solidariamente del pago de las sanciones derivadas de las infracciones “por no haber evitado como garante la comisión del hecho”. Los expedientes sancionadores ya iniciados continuarán tramitándose conforme a lo establecido en la vigente en el momento en que se cometió la infracción salvo que las disposiciones sancionadoras favorezcan al presunto infractor.

La Comisión Informativa de Medio Ambiente ha aprobado este lunes la nueva Ordenanza de Limpieza Pública y Gestión de Residuos que Fernando Ramos llevará al Pleno de este mes. Después se publicará en el BOCCE y a los 15 días estará en vigor.

A partir de entonces, “depositar los residuos fuera del horario establecido”; “la no recogida de los excrementos sólidos [y limpieza de los líquidos] de las mascotas por sus propietarios o acompañantes”; "dar de comer a los animales en la vía pública"; “abandonar muebles, enseres domésticos, trastos viejos, materiales residuales, procedentes de pequeñas reparaciones en los domicilios”; “la manipulación, extracción o rebusca” de basuras; “utilizar contenedores para residuos para los que no estén autorizados”; y “no separar o mezclar los residuos que se depositen en los contenedores cuando esté establecida la modalidad de recogida selectiva”, entre otros, serán comportamientos tipificados como faltas graves.

El texto mantiene sin cambios el horario para depositar residuos en los contenedores normalizados: desde las 21.00 horas hasta medianoche entre el 1 de abril y el 31 de octubre y desde las 20.00 horas hasta las 24.00 del 1 de noviembre al 31 de marzo.  En los verdes (para vidrio), amarillos (envases) y azules (papel y cartón) no habrá limitación horaria “siempre que no se produzcan molestias a los vecinos colindantes”. Solo estará prohibido el depósito y recogida de vidrio en horario nocturno de 23.00 a 7.00 horas salvo en festivo, que será hasta las 9.00 horas.

"Dar de comer a los animales en la vía pública" y “la manipulación, extracción o rebusca” de basuras; “utilizar contenedores para residuos para los que no estén autorizados” también se tipifican como faltas graves

Para las mascotas, la Ciudad tendrá que colocar “equipamientos especiales para las deposiciones (orines y excrementos) de los animales de compañía”, así como señales en los lugares habilitados, elementos de contención adecuados e información orientativa “para el mejor uso de los mismos”. Mientras, los propietarios o acompañantes de los animales deberán evacuar los excrementos “de manera higiénicamente aceptable mediante la bolsa de recogida de residuos urbanos” o depositarlos “dentro de bolsas impermeables, perfectamente cerradas, en las papeleras u otros elementos de contención indicados por los servicios municipales”. “En todos los casos”, cuando queden restos sobre la vía pública, será obligación de quien conduzca el animal “recoger y tirar los excrementos, incluso debiendo limpiar la parte de la vía pública que hubiera resultado afectada”.

Los usuarios estarán obligados a dejar en los contenedores grises los residuos domésticos “en bolsas de plásticos compostables” que sean “difícilmente desgarrables” y que estén “perfectamente cerradas”. Una vez depositada en el interior del contenedor se deberá cerrar la tapa.

La nueva Ordenanza veta expresamente arrojar a la calle “todo tipo de residuos, tales como colillas, cáscaras, papeles, envases o embalajes, chicles o cualquier otro desperdicio similar”. Igualmente prohíbe las pintadas en la vía pública sobre “calzadas, medianas, aceras, mobiliario urbano, muros y paredes, etcétera”, a excepción de las murales “de carácter artístico” que se realicen con autorización del propietario o la Ciudad.

Cualquier persona podrá presentar denuncias o poner en conocimiento de la Ciudad la existencia de un determinado hecho que pueda ser constitutivo de una infracción a lo establecido en la nueva Ordenanza. Previa ponderación del riesgo por la naturaleza de la infracción denunciada, el instructor podrá declarar confidencial la identidad del denunciante garantizando su anonimato en el transcurso de la tramitación del expediente administrativo. Esta confidencialidad será declarada en todo caso cuando lo pida el denunciante.