BANDERAS DE CALIDAD

Ramos estudia poner un segundo ascensor en La Ribera y mejorar el de Fuente Caballos

Ramos estudia poner un segundo ascensor en La Ribera y mejorar el de Fuente Caballos
Ramos, este viernes, en la playa de La Ribera.
Ramos, este viernes, en la playa de La Ribera.  

El consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Fernando Ramos, ha izado este viernes a mediodía en La Ribera la Bandera Azul, la que acredita la ‘Q de Calidad Turística’ (concedidas ambas también a El Chorrillo) y la enseña Ecoplayas (solo una por ciudad) “que avalan la excelencia de los servicios prestados”. En declaraciones a los medios se ha congratulado este viernes por el “compromiso” que, año tras año, “demuestra” el Ejecutivo de Vivas con el litoral de la ciudad, al que se ha referido como “una de las partes más importantes” de su geografía en una localidad “que vive del y para el mar”.

Para facilitar su disfrute a todos la Ciudad Autónoma no solo tiene proyectada para 2019 la colocación de un ascensor panorámico en El Chorrillo sino que también estudia poner otro en La Ribera y mejorar el de Fuente Caballos para que no sea víctima recurrente de cualquier acto vandálico.

Incluso se sigue analizando cómo salvar los reparos del Ministerio de Medio Ambiente al relleno de las playas de la bahía sur con arena procedente de la costa gaditana eligiendo otra cuyo grano sí sea compatible con el original de la zona.

“La Ribera y El Chorrillo tienen las banderas ‘Q’ de Calidad Turística pero a todas se les da la máxima importancia y durante todo el año se trabaja para alcanzar este nivel que ahora se reconoce”, ha señalado el consejero, que ha agradecido su aportación “a todas las personas que trabajan para conseguir esta distinción, bañistas y usuarios incluidos”.

Según ha relatado, la atención a las playas es “transversal” y va más allá de su departamento con un objetivo común: “Seguir mejorando año tras año para que las playas sean, como nuestra gastronomía y nuestro mercado, un atractivo con cada vez más calidad”.

La bandera ‘Q’ acredita que se ha superado un control “integral” que va desde la calidad del agua hasta la de los servicios y los accesos, el tiempo de respuesta en caso de emergencia, etcétera. “No se trata de que sea bonita y tenga contenedores de basura sino que es algo más amplio”, ha advertido Ramos, que ha aseverado que ya se cuenta también con servicio para el baño de personas con movilidad reducida a través de ‘anfibugys’, aparatos que “si no están ya operando lo estarán en breve”.

El Gobierno aspira a que en 2019 el número de zonas de baño con la ‘Q’ sea superior a dos, así como a mejorar la seguridad en la costa: “Vamos a hacer verdadero hincapié para que no haya robos y si es necesaria más presencia policial, se pondrá”, ha asegurado el consejero, que ha recordado que los hurtos se dan “en todas partes” ya que “no todo el mundo es bueno”.