INFORME

La Comandancia recuerda a la CHG que ya solventó los vertidos que señala en sus polvorines

La Comandancia recuerda a la CHG que ya solventó los vertidos que señala en sus polvorines
Polvorines del Hacho
Polvorines del Hacho  

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) señalaba en su esquema de temas importantes para la redacción del plan hidrológico para el periodo 2021-2027 varios puntos de vertidos contaminantes, entre los que se encontraban dos puntos responsabilidad de la Comandancia General de Ceuta (COMGECEU) que se correspondían a los dos polvorines (Hacho y Renegado). Dos puntos negros cuyos problemas están ya solventados, según ha alegado la Comandancia ante la CHG, que incluirá los cambios en su Esquema provisional de Temas Importantes (EpTI) de la Demarcación Hidrográfica de Ceuta.

Desde la CHG confirman que, aunque el documento del EpTI está aún en fase de exposición pública y presentación de alegaciones, ha habido ya contactos previos entre la Confederación Hidrográfica y la COMGECEU, que ha presentado la documentación para atestiguar que ya no se vierte de forma incontrolada y los problemas de vertido están ya resueltos. Los cambios se recogerán en la versión final del documento, que ha de formar parte del Plan Hidrológico 2021-2027.

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir precisa, además, que el EpTI es un documento obligatorio en la redacción del plan hidrológico en el que no se denuncia culpables sino solo problemas y que se elabora con la información y colaboración de las instituciones y entidades y asociaciones implicadas, desde las administraciones públicas a grupos ecologistas, pasando, por ejemplo, por entidades como Comandancia General de Ceuta.

En el caso concreto del esquema de temas importantes de la demarcación, la CHG señalaba los principales puntos de vertido y señalaba su origen: desde las viviendas no conectadas a la red a la propia Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDSAR, pasando por la COMGECEU, a la que apuntaba como fuente de vertido en dos de sus polvorines de la ciudad. Vertidos que niegan desde la Comandancia, recordando que ya están solventados.

Según ha informado a Ceuta al Día el coordinador de Medio Ambiente de la Unidad de Servicios de la Base Discontinua “Teniente Ruz” de Ceuta, la situación de dos polvorines no es ya la que describe la CHG. En el caso del polvorín Hacho-Obispo, “las aguas residuales de la zona alta del polvorín, desembocan en una fosa séptica estanca y prácticamente nueva que se vacía a petición a través de una empresa civil y las aguas de la zona baja, desembocan en unas alcantarillas de la red local de aguas residuales por lo que desde el citado polvorín no se vierte ninguna cantidad de agua al mar”. 

Y, por otro lado, en el caso del polvorín del Renegado, “todas las aguas residuales desembocan en una fosa séptica general, la cual está enlazada a través de tuberías a la red general del acuartelamiento "El Jaral" y éste a su vez a la red local, la cual es bombeada hasta la EDAR, por lo que tampoco se vertería ningún tipo de aguas al mar. Podría filtrarse alguna cantidad ínfima de agua si dicha fosa padeciese alguna fisura o fuga de agua, cosa que estamos investigando en la actualidad,  pero de ser cierto esto, no cuadraría con la cantidad ingente de metros cúbicos que dice el artículo”. 

El artículo al que se refiere la COMGECEU, publicado en Ceuta al Día, citaba el informe de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) en el que se señalan “vertidos puntuales a destacar tanto en el Polvorín del Renegado como en el del Hacho-Obispo. En el primero, el acuartelamiento del Renegado vierte un caudal de 876 m3/año que desemboca en la Cañada de los Chicos. “La naturaleza del vertido registrado es urbano o asimilable hasta 250 habitantes equivalentes”, cuantifica la CHG. En el segundo caso, el Polvorín Hacho-Obispo)vierte en el arroyo Valdeaguas una cantidad similar al Polvorín del Renegado.

Desde la Comandancia se insiste en que “no se vierte agua sobre vaguadas ni directamente al mar. Además, la Base Discontinua Teniente Ruiz, de la que forman parte ambos polvorines, tiene su certificación AENOR del Sistema de Gestión Ambiental, superando con éxito las auditorías tanto internas como externas que se realizan anualmente, no habiéndose producido disconformidades relativas al asunto”.

La Comandancia recuerda a la CHG que ya solventó los vertidos que señala en sus polvorines