EXCREMENTOS SÓLIDOS Y LÍQUIDOS

Los dueños de mascotas que no limpien sus deposiciones en la calle serán multados con hasta 1.500 euros

Los dueños de mascotas que no limpien sus deposiciones en la calle serán multados con hasta 1.500 euros
La nueva Ordenanza ha sido aprobada inicialmente este jueves en el Pleno.
La nueva Ordenanza ha sido aprobada inicialmente este jueves en el Pleno.  

Los propietarios de animales estarán obligados a recoger los excrementos sólidos y a "limpiar la vía pública" afectada por el líquido. También se tipifica en la nueva Ordenanza de limpieza como infracción grave dar de comer a animales callejeros.

La nueva Ordenanza de limpieza y residuos que este jueves ha aprobado inicialmente el Pleno tipifica como infracción grave sancionable con entre 750,01 y 1.500 euros "la no recogida de los excrementos sólidos de los animales por sus propietarios o acompañantes" y "la no limpieza de la vía pública afectada por el excremento líquido del animal".

Idéntica consideración tendrá "dar de comer a animales en la vía pública", una costumbre muy extendida en distintas partes de Ceuta.

La norma establece "como medida higiénica ineludible" que "las personas que conduzcan perros u otra clase de animales por la vía pública" quedarán "obligadas a impedir que aquéllos hagan sus deposiciones en la vía pública".

Los propietarios o portadores "deberán, de forma inmediata retirar y recoger los excrementos que éstos depositen sobre la vía pública, debiendo, igualmente, proceder a la limpieza de la zona que hubiesen ensuciado".

La Ciudad se compromete a "establecer los equipamientos especiales para las deposiciones de los animales de compañía, señalando los lugares habilitados, instalado los elementos de contención adecuados, y las señales preventivas e informativas necesarias para el mejor uso de los mismos" pero no dice cuándo.

"En tanto que estas medidas no puedan ser establecidas", apunta con carácter transitorio, se podrá "optar" por "evacuar las deposiciones de manera higiénicamente aceptable mediante la bolsa de recogida de residuos urbanos" o por "depositar los excrementos dentro de bolsas impermeables perfectamente cerradas en las papeleras u otros elementos de contención indicados por los servicios municipales.

En todos los casos, cuando queden restos sobre la vía pública, será obligación de quien conduzca el animal "recoger y tirar los excrementos, incluso debiendo limpiar la parte de la vía pública que hubiera resultado afectada".