SEO/BIRDILIFE DENUNCIA

Falta de vigilancia, ausencia de reforestación y dejación de funciones, claves de los incendios

Falta de vigilancia, ausencia de reforestación y dejación de funciones, claves de los incendios
incendio calamocarro 5
incendio calamocarro 5  

“Si les vienen grandes las competencias en Medio Ambiente, devuélvanlas al Estado”, proponen al Gobierno de la Ciudad desde SEO Birdlife, que denuncian “la permanente falta de vigilancia de una zona de especial protección, con el agravante de los cuatro incendios anteriores producidos en breve espacio de tiempo” y la ausencia de planes de reforestación y políticas activas en Medio Ambiente.

Ante el nuevo incendio producido dentro de la ZEPA Benzú-Calamocarro, con la pérdida de 10 Ha. de elevado valor ecológico, SEO Birdlife vuelve a salir a la palestra para reprochar al Gobierno “la permanente falta de vigilancia de una zona de especial protección, con el agravante de los cuatro incendios anteriores producidos en breve espacio de tiempo”.

Si aún queda algo de zona LIC ZEPA sin arder es, lamentan, por una cuestión de suerte. “Hay que destacar que si este nuevo incendio se hubiese producido por la noche, y no hubiera estado operativo el helicóptero, con el viento de poniente reinante el daño hubiese sido mucho mayor, ya que se hubiese ido de las manos totalmente”, avisan reprochando una vez más al Gobierno la ausencia de vigilancia y de planes, “que se supone que deberían  estar elaborando”, para recuperar las zonas afectadas, sabiendo que pueden contar con nuestra participación y la de otras muchas asociaciones.

“Tenemos que insistir en que esta sucesión de incendios ha producido una gran merma en nuestro patrimonio natural de mayor valor ecológico, con una gran pérdida de biodiversidad, que no puede permitirse la Ciudad Autónoma de Ceuta”. “Ante estos gravísimos hechos-reflexionan- “siendo Medio Ambiente la única competencia que ha sido transferida a la Ciudad Autónoma de Ceuta, y viendo los nefastos resultados de su gestión, se sugiere que, si le viene grande, como ya planteó anteriormente Septem Nostra, se devuelva al estado dicha competencia”, proponen.

En esta última década, recuerdan desde SEO/Birdlife, si se ha realizado algún plan de reforestación dentro de las zonas afectadas por los incendios, “ha sido totalmente ineficaz, ya que no se realiza ningún seguimiento y mantenimiento posterior que asegure la viabilidad de los plantones”. “Quizás sea necesario recordar que todas las administraciones tienen la obligación de restaurar estas zonas tomando las medidas efectivas y urgentes para detener la pérdida de diversidad biológica a fin de asegurar los efectos positivos que la naturaleza nos proporciona, como el agua limpia, el aire limpio y puro y la lucha contra el cambio climático, asegurando de este modo la variedad de la  vida en el planeta y el bienestar humano”.

La  obligación de restaurar por parte de las administraciones españolas es muy anterior al Plan estratégico del Convenio de Diversidad Biológica, especialmente en lo que se refiere a los hábitats importantes para la conservación de las aves. Desde 1986, año de ingreso de España en la Unión Europea, es de aplicación el artículo 3 de la Directiva de Aves Silvestres que obliga a los estados miembros de la Unión Europea a restablecer los biotopos destruidos, e incluso crear nuevos biotopos, para preservar, mantener o restablecer una diversidad y una superficie suficiente de hábitats para todas las especies de aves que viven normalmente en estado salvaje en el territorio europeo. Antes del 2020 las administraciones públicas deben restaurar al menos el 15% de los ecosistemas y biotopos degradados. Con el objeto de cumplir con las obligaciones derivadas tanto del plan estratégico del Convenio de Diversidad Biológica como con las de la Directiva de Aves, SEO/BirdLife  llevó a cabo un primer inventario de Áreas que debieran ser restauradas en todo el territorio nacional que, en el caso concreto de Ceuta, son toda la zona del arroyo de Calamocarro y el azud del Infierno siguiendo el protocolo establecido para la recuperación de zonas incendiadas.