NUEVA ORDENANZA EN 2018

Hachuel dice que el incivismo con los excrementos de mascotas es "el más difícil" de erradicar

Hachuel dice que el incivismo con los excrementos de mascotas es "el más difícil" de erradicar
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

El consejero de Gobernación del Ejecutivo local, Jacob Hachuel, ha respondido este miércoles a una interpelación del PSOE de Ceuta que por incumplir la Ordenanza de Limpieza Pública se han tramitado entre enero y diciembre 584 denuncias, una media inferior a dos al día, por parte de la Policía Local, "un número suficiente -a ojos del también portavoz gubernamental- para desmontar el argumento de que esta Administración no hace nada al respecto".

El titular del Área ha explicado que no hay un "grupo específico" con la misión de que se respete esa norma porque todos los agentes se encargan de actuar cuando ven cualquier comportamiento contrario a su contenido pero "cuando tengamos un número suficiente con las diez plazas que prevemos convocar en 2018 sí es intención del Gobierno crearlo".

Hachuel y Manuel Hernández han coincidido en que "todos abogamos por el civismo" y ha dicho que evitar la no recogida de desechos de las mascotas, por lo que solo se ha tramitado una denuncia este año, "es lo más difícil porque los dueños suelen salir en la ventana que coincide con un cambio de turno y suelen esconderse detrás de coches y demás". El consejero ha defendido que los agentes están "muy pendientes", eso sí, y que esta misma semana le lanzaron a él una señal de alerta para que no olvidase el excremento de su perro.

El consejero ha recordado que el texto de la Ordenanza vigente contempla sanciones "de todo punto insuficientes" que el texto que se tramita desde abril "elevará sustancialmente". La previsión política es que su aprobación definitiva en el Pleno se produzca "en enero o febrero" del año próximo, aunque el presidente Vivas ha dejado claro que sin conciencia ciudadana de que "ensuciar lo de todos en ensuciarse a uno mismo" no hay Ordenanza que, por sí misma, pueda ser eficaz del todo.

La nueva Ordenanza de limpieza pública y residuos multiplicará el importe de las sanciones por comportamientos incívicos en la vía pública como escupir, orinar, sacudir alfombras a la calle, depositar la basura en los contenedores fuera del horario establecido o no recoger y limpiar los excrementos sólidos y líquidos de las mascotas, actos que quedarán tipificados como infracciones leves o graves sancionables con entre 750,01 y 1.500 euros.

Se elevarán de 150 a 750 euros las multas por no depositar en las papeleras previstas al respecto los residuos sólidos de tamaño pequeño como papel, envoltorios y similares; “escupir o satisfacer las necesidades fisiológicas en la vía pública”; “sacudir ropas y alfombras desde balcones”; “depositar colillas u otras materias encendidas sin apagar en papeleras o contenedores”; o “esparcir y tirar toda clase de octavillas o colocar publicidad en los vehículos”.

 

Multas de hasta 3.000 euros

“Depositar los residuos en los contenedores normalizados fuera del horario establecido”, que va desde las 21.00 horas hasta medianoche en primavera y verano y desde las 20.00 en otoño e invierno, pasará a ser considerado infracción grave y no leve, por lo que será sancionable con entre 750 y 1.500 euros. También se incrementan las multas, que hasta ahora no podían pasar de 150 euros, por “la no recogida de los excrementos sólidos de los animales por sus propietarios o acompañantes”, así como por “la no limpieza de la vía pública afectada por el excremento líquido del animal”.

Idénticas sanciones se contemplan por “abandonar muebles, enseres domésticos, trastos viejos, materiales residuales, procedentes de pequeñas reparaciones en los domicilios”, una de las infracciones más comunes; “el abandono de vehículos en la vía pública”; lavar automóviles en la calle o cambiarles aceites y otros líquidos, así como repararlos “salvo actuaciones puntuales de emergencia”; o “depositar residuos no autorizados o distintos en contenedores de recogida selectiva reservados para otros materiales residuales”.

'Muy grave', y por lo tanto sancionable con hasta 3.000 euros, se considerará entregar bolsas de un solo uso no biodegradables en los establecimientos comerciales o ensuciar la vía pública “como consecuencia de actos vandálicos contra el mobiliario del servicio de limpieza (contenedores, papeleras...)”.