INSPECCIÓN A FONDO

La Ciudad declara la costa libre de carabelas portuguesas

La Ciudad declara la costa libre de carabelas portuguesas
Carabela portuguesa en la playa de La Ribera
Carabela portuguesa en la playa de La Ribera  

Operarios de la Consejería han rastreado las playas de Ceuta para comprobar si el temporal ha traído a la orilla a nuevos ejemplares de Physalia physalis, también conocida como fragata portuguesa o falsa medusa, que fueron localizados el sábado en la orilla de la playa de la Ribera con la consiguiente alarma ante la peligrosidad de su veneno, que sigue activo una vez muerta incluso. La picadura de una carabela portuguesa es muy dolorosa pero rara vez mortal y el dolor desaparece pasadas un par de horas.

Si ha sufrido una picadura de una carabela portuguesa lo primero es retirar los restos de los tentáculos que puedan quedar en la piel y aplicar inmediatamente agua salada. Después hay que lavar la zona con agua caliente y aplicar vinagre si no hay restos de tentáculos, pero, cuidado, si han quedado restospuede ser muy doloroso aplicar vinagre ya que provoca una nueva descarga del veneno.

Aunque parecen medusas las carabelas no solo no lo son sino que ni siquiera son un solo ser vivo sino varios: son sifonóforos, una colonia de organismos, zooides, una bolsa multicolor flotante llena de gas, que de alguna manera que solo ve quien la bautizó, se asemeja a un buque de guerra portugués del siglo XVI. Esa es la parte visible, bajo la superficie se esconden los tentáculos, largos y delgados que pueden llegar a los 50 metros de longitud, están cubiertos de nematocistos cargados de veneno y son utilizados para paralizar y matar a los peces y otras criaturas pequeñas de las que se alimentan.