Las medusas se vuelven a asomar a las playas de Ceuta burlando las redes a lomos del Levante


Las medusas se vuelven a asomar a las playas de Ceuta burlando las redes a lomos del Levante

- El domingo Cruz Roja izó la bandera de presencia de estos animales en la playa de El Chorrillo

- El balance de intervenciones sanitarias en playas a 31 de julio realizado por Cruz Roja recogía asistencias por solo 17 picaduras

- “Tiene un ciclo de vida cíclico muy particular porque se reproduce muy rápido y muy fácilmente en la superficie”, explica el biólogo marino Oscar Ocaña

Con la plaga de 2012 todavía en el recuerdo, cuando niños y no tan niños se entretenían con cubos y palas en la aventura de capturar intrusas escurridizas que se camuflaban entre las algas y la turbiedad propia del agua de Levante para poder sepultarlos en la arena y así deparar un baño tranquilo, las medusas vuelven a aparecer en el litoral ceutí de la bahía sur. Sin llegar ni mucho menos a aquella alerta, la especie de medusa ‘Pelagia Noctiluca’ sigue cerca de en nuestras costas, a las que llega en más de una ocasión.

El domingo pasado a las 17.05 horas Cruz Roja izó la bandera de presencia de medusas en la playa de El Chorrillo mientras preparaba el parte de una picadura para ser enviado a los medios al día siguiente. El día anterior también se produjo otra en el arenal de Miramar. Muy pocas en comparación con años atenriores.

En el balance realizado por Cruz Roja a fecha 31 de julio, en el que dio cuenta de 4.958 intervenciones entre rescates, avisos preventivos, asistencias sanitarias y de tipo social, se dio cuenta de la intervención de sus voluntarios en 17 casos de picaduras de medusas. No han dado que hablar ni se han visto en grandes cantidades pero ahí están, burlando las redes cada vez que tienen ocasión.

El domingo por la tarde, la bandera alternó sus colores. En un principio estaba verde: no había ningún inconveniente para bañarse con toda tranquilidad. Después se alzaron la amarilla y hasta la roja en Miramar y el Tarajal. En El Chorrillo, también la de medusas, a cuadros blancos y azules. Es el resultado de varios días del viento de Levante que este lunes ha rolado a Poniente.

“Al llevar varios días de Levante, todo lo que procede del este del mar de Alborán, del interior del Mediterráneo, viene para Ceuta y como ha habido bastante oleaje han debido de saltar la red”, señala el biólogo marino Óscar Ocaña.

 

Un asunto "complejo"

Tras un par de años sin plagas, determinar su número es un tema “muy complejo”, según el experto, pues esta especie “tienen un ciclo de vida cíclico muy particular: se reproduce muy rápido y muy fácilmente en la superficie”. De hecho, la medusa que llega a Ceuta “es más atlántica pero aún así pasa hacia el mar mediterráneo”. Los motivos, pueden ser muy diversos y difíciles de determinar. “Es un tema muy oscuro porque es una de las especies más antiguas que existen y aunque estemos hablando del mar más estudiado del mundo aún falta mucho por conocer”, subraya Ocaña.

“No hay datos fehacientes sobre la temperatura de la superficie en el mar del Mediterráneo, no hay registros históricos, no tenemos datos exactos que nos permita comparar cuál era antes la temperatura” para estudiar adecuadamente la situación, ya que el incremento de la temperatura del agua acelera el ciclo vital de esta medusa. También influye la actuación de la mano del hombre y, por supuesto, el cambio climático.