PLAN DE RESIDUOS

Mercados de segunda mano y conciencia para no generar más de 500 kilos de basura al año por cabeza

Mercados de segunda mano y conciencia para no generar más de 500 kilos de basura al año por cabeza
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

La Consejería de Medio Ambiente ha llevado esta semana a Comisión Informativa para elevarlo al Pleno de inmediato el Plan Integrado de Gestión de Residuos local, un documento que debería estar vigente desde 2010 y por cuya inexistencia o falta de revisión en la ciudad autónoma, Aragón, Baleares, Canarias y Madrid la Comisión Europea ha anunciado este mes que denunciará a España ante el Tribunal de Justicia de la UE.

El proyecto aprobado provisionalmente por la Asamblea en noviembre ha sido objeto de exposición y comunicación a distintas partes interesadas durante los últimos meses y ha recibido alegaciones dentro de plazo del Observatorio Renthinkiing (11); de la Demarcación de Carreteras de Andalucía Occidental del Ministerio de Fomento (2); de Ecoembes (12); de SIGAUS (6); de Recycla (5); y de Ecovidrio (8).

El documento de planificación apuesta por “prevenir la generación de residuos, recuperar al máximo los recursos y reducir al mínimo la eliminación mediante vertedero” para gestionar las basuras locales antes de su a plantas de tratamiento de Andalucía. “De especial relevancia” se considera reducir la generación de residuos en cuatro “áreas prioritarias”: los desperdicios alimentarios, la construcción y la demolición, los envases y los productos de usar y tirar.

El objetivo es reducir un 11,5% el volumen de residuos que, sin ninguna intervención de “prevención y reutilización”, genera cada habitante de la ciudad autónoma al año, actualmente 568 kilogramos, para conseguir que apenas supere la media tonelada (503 kilogramos) por cabeza cada doce meses.

Para lograrlo se ve imprescindible lograr un “cambio de actitud por parte del consumidor” para que demande “un producto más sostenible desde el punto de vista ambiental antes que uno convencional” y ajuste los alimentos perecederos de su lista de la compra “a los que realmente pueda consumir”, así como que acuda “a mercados de segunda mano” a la hora deshacerse “de productos que todavía puedan tener una vida útil”.

"El establecimiento de acuerdos entre las Administraciones Públicas y las empresas de economía social que ejercen actividades de reparación y reutilización de viejos o antiguos productos combinando objetivos sociales, ambientales y económicos se está implementando ya en muchas ciudades europeas y supone un referente positivo para los programas a desarrollar", considera el documento.

Solo "a través de actuaciones que promuevan la reparación, reutilización y venta de segunda mano de muebles, enseres, textiles, electrodomésticos y otros residuos" se cree que se reduciría la generación de residuos por ceutí y año en 12 kilogramos. Diez menos con "actuaciones dirigidas a limitar la distribución de publicidad gratuita" y dos gracias a "la eliminación gradual de las bolsas de un solo uso y actuaciones complementarias a las anteriores (reutilización de pañales, ecodiseño,…)".

Cada ceutí generaría quince kilogramos de basuras menos al año "a través de la desmaterialización en oficinas, colegios..."; diez menos implantando "actuaciones de disminución del vertido de comida no consumida" y seis a través de "actuaciones de compostaje comunitario in situ de los residuos de cocina y restos vegetales de podas y jardines".

El Plan plantea la construcción de un horno crematorio para desechos animales y de una planta de tratamiento mecánico-biológico-mecánico (presupuestada en 14 millones de euros) que sirva para “optimizar los rendimientos en captura de materiales contenidos en la fracción resto y completa las recogidas selectivas implantadas en la ciudad de cara al cumplimiento de objetivos de reciclado”. En la actualidad la Planta de Transferencia a la que se derivan los residuos de Ceuta antes de su traslado a la península soporta una carga que supera el límite de su capacidad de diseño, para 40.000 toneladas al año.