CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

La calidad del aire de Ceuta emite señales para la inquietud

La calidad del aire de Ceuta emite señales para la inquietud
La ciudad emite algunos síntomas de inquietud en los análisis periódicos del Instituto de Salud Carlos III.
La ciudad emite algunos síntomas de inquietud en los análisis periódicos del Instituto de Salud Carlos III.  

El Gobierno de Ceuta ha licitado una estación de análisis de calidad del aire que a partir de 2019 permitirá hacerlo continuamente con analizadores de partículas en suspensión (PM10 y PM2'5), dióxido de nitrógeno (NO2) y ozono. Hasta que esté en funcionamiento, la ciudad debe fiarse, en lo que a contaminación atmosférica se refiere, por las campañas puntuales que ha hecho el Instituto de Salud Carlos III.

En la última, de 2016, se ha basado Ecologistas en Acción para trazar en su informe 'La calidad del aire en el Estado español 2017', presentado este miércoles en Madrid, un perfil de la calidad del aire de Ceuta, un retrato un tanto preocupante, sobre todo cuando la Autoridad Portuaria, que acoge la en este punto especialmente controvertida central diésel de Endesa, se ha erigido como "una de las dos únicas administraciones entre el medio centenar contactado que no ha respondido a la solicitud de información realizada".

La conclusión que se desprende de los resultados de las mediciones de 2016 es, primero, que Ceuta "debería disponer de una estación de medición fija, ya que los niveles obtenidos podrían rebasar en algunos casos los umbrales de evaluación superior de PM10, PM2'5, NO2 y ozono establecidos en la normativa para indicar esta necesidad":

En partículas PM10, las más grandes, el valor del percentil 90.4 "supera el del valor límite legal para mediciones aleatorias, observándose numerosas puntas por encima de los 50 µg/m3, incumpliendo también las recomendaciones diaria y anual de la OMS".

En partículas PM2,5, más pequeñas y por ello "con efectos más severos sobre la salud", el número de superaciones de los 25 µg/m3 "incumple también la recomendación diaria de la OMS, así como la anual".

La media del dióxido de nitrógeno obtenida en algunos puntos de muestreo durante la campaña de verano (CT18, CT19, CT21, CT24, CT29, CT39, CT59) superó los 40 µg/m3 que la normativa establece como valor límite anual.

Además, según Ecologistas en Acción "se observan niveles de ozono troposférico en bastantes puntos de muestreo que superan en alguno de los periodos estudiados los 100 µg/m3, llegando a sobrepasar en el punto CT02 (la Fortaleza del Hacho) los 240 µg/m3 establecidos por la normativa para el umbral de alerta". De acuerdo con su análisis, "teniendo en cuenta que las mediciones del mes de julio se refieren a medias quincenales, no sería de extrañar que se produjeran niveles muy elevados en los meses de primavera y verano". 

En los últimos años, "la práctica totalidad de la población española y europea viene respirando aire contaminado, que incumple los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS)". Esta situación ha sido puesta de manifiesto por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y, en nuestro país, por los informes sobre la calidad del aire en el Estado español que desde hace más de una década viene publicando anualmente Ecologistas en Acción.