Una pasarela para que los turistas contemplen acantilados llenos de basura

Una pasarela para que los turistas contemplen acantilados llenos de basura
Pasarela construída en Fuente Caballos.
Pasarela construída en Fuente Caballos.  

- Septem Nostra acusa a Emilio Carreira de tener un enfoque únicamente recreativo del uso del litoral olvidando criterios medioambientales

- Lamentan que se rellene la playa del Desnarigado con arena del Tarajal, destruyendo un paisaje típicamente mediterráneo que ha llevado siglos formarse

- Señalan que la Consejería “ha dado un paso atrás” en sus políticas medioambientales con un “modelo desfasado”


Los planes para el litoral de Ceuta del consejero de Medio Ambiente, Emilio Carreira, han decepcionado a Septem Nostra. Básicamente no comparten sus prioridades y lamentan que se priorice el uso recreativo de las costas y playas de Ceuta y se desdeñe la protección y cuidado de la joya medioambiental de la ciudad: su litoral. Dicho de otro modo: no comprenden que el Gobierno quiera pasarelas y puentes panorámicos para que los turistas contemplen la basura que se acumula en los acantilados.

Para José Manuel Pérez Rivera se trata de un enfoque “desfasado” de políticas medioambientales que no van más allá de “parques, plantas y playitas” y que ahora añaden un nuevo intento de “imitar proyectos” como el del malagueño ‘Caminito del Rey’ con una pasarela que sobrevuele los acantilados del Hacho, precisamente el corazón de la zona protegida marítimo-terrestre. “parece que en todo el mund s epreocupan del cambio climático y aquí siguen empeñados en puentes y pasarelas”, lamenta Pérez Rivera.

Un empeño en moldear el paisaje típicamente mediterráneo de Ceuta para cumplir con los estándares turísticos que ansía la Ciudad de playas de arena blanca y chiringuitos, que ha llevado, denuncian desde Septem Nostra, a llenar la cala del Desnarigado con arena de la playa del tarajal, destruyendo la geodiversidad y dando al traste con la armonía natural, formada con infinita paciencia por “piedras que llevan siglos y siglos para conformar el paisaje”, recuerdan rogando que “respeten el paisaje”.

Un plan que, a su juicio, supone un “paso atrás de la Consejería”, por lo que desearían una reunión con el consejero para abordar la conveniencia del proyecto, aunque suponen que Carreita “no se molestará” en llamarlos. Una llamada que, recuerdan, “debería partir del propio Gobierno”.