VERTIDOS

Tragsa ya limpia por orden de Medio Ambiente el Sarchal y cifra el coste en unos 15.000€

Tragsa ya limpia por orden de Medio Ambiente el Sarchal y cifra el coste en unos 15.000€
Dos operarios de Tragsa este miércoles por la mañana recogiendo cañas en el Sarchal.
Dos operarios de Tragsa este miércoles por la mañana recogiendo cañas en el Sarchal.  

El Gobierno de la Ciudad y la Consejería de Medio Ambiente, más concretamente, no han dejado pasar el tiempo para acometer la ardua labor de limpiar la playa del Sarchal y sus acantilados, que presentan un estado de abandono importante por culpa de los vertidos que vecinos de la zona, sobre todo de Recinto, y foráneos, han tomado por costumbre arrojar por el acantilado hacia la playa. La labor de limpieza la ha cifrado el gestor de Medio Ambiente, Yamal Dris, en unos 15.000 euros entre los costes de los operarios, tanto los de a pie, como los especialistas en limpieza vertical, la contratación de una grúa y de los camiones que sean necesarios para trasladar los vertidos.

De hecho, Dris asegura que periódicamente se acude a recoger los residuos que dejan en la zona de Escuelas Prácticas y que al revisar cuál era el estado de la playa decidieron acometer la limpieza desde el pasado lunes (Nochebuena), aunque las fotos realizadas y publicadas por este mismo medio el martes 25 de diciembre, Navidad, hablaban por sí solas.

Dris reconoce que se trata de una zona “conflictiva. Todo el mundo le ha dado por tirar de todo” al Sarchal, ha explicado el gestor. Así entre las cosas que cita que se han encontrado están “lavadoras, neveras, sillones, trozos de coches, una moto acuática… De todo”.

El operativo dispuesto prevé unos 6 ó 7 días de trabajo a pie de playa para limpiar todos los vertidos y también las cañas que arrastró hasta la costa el temporal de octubre en Málaga. Más otros tres o cuatro días más para los trabajos de limpieza vertical en el talud, según ha explicado Dris.

Policía Local

Además de la limpieza, Dris ha anunciado que ya se ha puesto en contacto con la Policía Local para insistir –ya lo hicieron en una ocasión anterior- en que presten especial vigilancia a este punto negro del medioambiente ceutí. “La otra se puso alguna sanción a algunas personas que se les pilló tirando cosas”, ha explicado Dris. Y la aspiración de Medio Ambiente de nuevo es que la mayor vigilancia de la Policía Local sirva para disuadir a vecinos y extraños de seguir arrojando basura por el acantilado, por el doble daño, el medioambiental y el económico que conlleva.

Y es que esos 15.000 euros a fin de cuentas son recursos públicos, que si la actitud de la ciudadanía fuera más cívica se podrían dedicar a otras iniciativas más beneficiosas que la mera limpieza.

Y a su vez se repetirá el recorrido que ya se realizó en una anterior ocasión, cuando se habló con los vecinos de la zona para tratar de concienciarles que debían de ser ellos quienes más interés tuvieran en cuidar su trozo de medioambiente cercano, se repondrá la cartelería que recuerda que está prohibido arrojar residuos por el acantilado y se insistirá en la labor de concienciación, según ha explicado Dris, sin mucha fe, eso sí.

“No son sólo vecinos del barrio. Ya hablamos con ellos, en la zona de Escuelas Prácticas que da al acantilado viven sólo tres, y nos explicaron que allí iba todo tipo de gente a tirar cosas. Cerramos la puerta que da acceso, con llave, y la forzaron. Aquella vez con la Policía Local y el llamamiento que hicimos parece que hubo un mes en donde se vertía menos, pero luego ya volvieron a hacer caso omiso”, ha explicado Dris. Tanto así que en una ocasión que estaban limpiando la zona, él mismo presencio como un vecino arrojaban una bolsa de basura por el acantilado. “Es un caso tremendo el de ese sitio”, ha explicado Dris.