PERROS ASILVESTRADOS

Una jauría en Valdeaguas

Una jauría en Valdeaguas
Dos perros asilvestrados, en la zona de Valdeaguas.
Dos perros asilvestrados, en la zona de Valdeaguas.  

Las últimas camadas de los perros asilvestrados del Monte Hacho ya son adultos. Han hecho manada y han encontrado en la zona de Valdeaguas, en la intersección entre la carretera que llega hasta el cementerio de Santa Catalina y la que circunvala el litoral, un entorno perfecto para asentarse. La batería de costa fue desartillada en 1941 y utilizada como almacén hasta que en el año 2000 fue entregada a la Ciudad, que en los años económicamente más boyantes, cuando se rehabilitó para nada La Sirena de Punta Almina, barajó distintos proyectos para recuperarla.

Ninguno fructificó, y durante los últimos meses hasta ha sido usada por indocumentados como cobijo más o menos improvisado. Algunos ceutíes se dedican, incluso en vehículos, a proporcionar comida y bebida a los perros instalados en la zona, donde actualmente es común ver grupos de más de media docena de canes cerca del sendero peatonal.

La última vez que los responsables del Área de Sanidad se pronunciaron al respecto alegaron lo "difícil" que es 'cazarles' en ese momento para poder actuar en un comportamiento expresamente prohibido por las Ordenanzas.

A su proliferación ha ayudado también, lamentan fuentes conocedoras del tema y el terreno, la rotura o apertura de las jaulas-trampa utilizadas por los laceros de la Administración para intentar capturar a esos perros, que supuestamente prestan una especial atención a esa zona precisamente por la alarma social que genera el acercamiento de los animales a quienes pasean con o sin mascotas.

Paradójicamente, la vigilancia debería haber sido este verano más estrecha de lo habitual, ya que la declaración de un foco de rabia exige expresamente la captura de "animales sin la identificación obligatoria con microchip", de "animales identificados sin persona alguna que los acompañe" y de "gatos vagabundos agresores".

"Hasta que no se produzca otro incidente con personas o mascotas no se tomarán de nuevo medidas eficaces", critican fuentes que también denuncian la aparición, otra vez, de zorros en Ceuta, animales que "no cruzan el perímetro sino que son soltados a propósito con objetivo desconocido y que son una especie autóctona sino alóctona que, tarde o temprano, generará problemas o desequilibrios en nuestro medio natural".