"DEPRISA Y CORRIENDO"

Ali exige a Vivas que aclare qué aportó Tragsa al proyecto de Gran Vía y la seguridad del aparcamiento

Ali exige a Vivas que aclare qué aportó Tragsa al proyecto de Gran Vía y la seguridad del aparcamiento
Vivas y Ali, durante un Pleno.
Vivas y Ali, durante un Pleno.  

El portavoz de Caballas reclama al Gobierno que explique "por qué se pagaron casi 150.000 a Tragsa por un trabajo que hacía un arquitecto de Procesa y que se basa en 'suposiciones", alerta de los sobreprecios que conllevará la "chapuza" y asegura que en la Ciudad "no encuentran" el proyecto del estacionamiento subterráneo, con filtraciones tras las últimas lluvias.


El portavoz de Caballas en la Asamblea, Mohamed Ali, ha exigido este jueves al Gobierno de Vivas que aclare "por qué se pagaron casi 150.000 euros a Tragsa para dar asistencia técnica en la elaboración del proyecto de la Gran Vía si se hizo con suposiciones, deprisa y corriendo sin pudor con el único objetivo de poder terminar la obra antes de las próximas elecciones".

"Ahora entendemos mejor por qué se ocultó el proyecto y se gastaros otros 30.000 euros en infografías", ha lamentado el diputado tras conocerse la contratación de una empresa especializada para revisar todos los cálculos con el propósito de adaptarlos a "la reaiidad" y evitar que ningún elemento acabe en el sótano, para lo que ha aconsejado hacer "un estudio individual de cada báculo" para analizar "pormenorizadamente" su cimentación.

"El Gobierno tramitó sin pudor al margen de la normativa el proyecto y ahora debe explicar por qué se pagó a Tragsa por un trabajo que en realidad estaba haciendo un arquitecto de Procesa al que parece que no aportó nada y aclarar hasta dónde se puede disparar el precio de la obra", ha reclamado Ali. De momento, el contrato de asistencia que ha recomendado "supervisión completa" del jardín elemento y el monumento a los Trinitarios y estudios específicos para cada farola y 'fuente-farola' ha costado casi 20.000 euros.

En cualquier caso, para Ali "lo más importante" es que el Ejecutivo local "despeje cualquier duda sobre la seguridad del aparcamiento subterráneo, que con las primeras lluvias ha registrado filtraciones de agua porque su impermeabilización no pudo analizarse porque 'no se encuentra' el proyecto del párking, según nos han asegurado en Procesa".

La Ciudad Autónoma ya se encontró con sorpresas al ejecutar la reforma del Paseo de La Marina. Hace cuatro años, los técnicos se toparon con “una serie de huecos en la losa de forjado donde debería existir una continua” que dejaban a la vista la armadura de compresión” y una “debilitación” desde el punto de vista estructural “frente a cargas puntuales, ya sean vehículos de emergencia o de servicio o cualquier otro tipo de carga puntual”.

Para corregirlo fue necesario tramitar un complementario porque “en todos los puntos chequeados" en ningún caso se llegaba "al espesor de los 5 centímetros marcado por en los planos”. La falta de hormigón en la estructura oscilaba entre un 35% y un 75% con respecto a lo previsto.