EL HORMIGUERO

Abascal: “Con VOX no se estaría hablando de Educación Islámica en los colegios”

Abascal: “Con VOX no se estaría hablando de Educación Islámica en los colegios”
Santiago Abascal, en Ceuta durante el acto en el que participó la pasada primavera. /archivo
Santiago Abascal, en Ceuta durante el acto en el que participó la pasada primavera. /archivo  

El líder de VOX y su candidato a Presidente del Gobierno, Santiago Abascal, se convirtió este jueves por la noche en lo más visto en televisión en todo el país del día con su visita a Pablo Motos en El Hormiguero (Antena 3). Abascal llegó al programa entre un ruido en las redes sociales atronador de seguidores del programa de entretenimiento que reprochaban a su conductor que hubiera invitado al líder del partido de extrema derecha. Un ruido que se tradujo en una audiencia histórica, más de 4 millones de personas siguieron la entrevista y el de VOX regaló al programa su tercer mejor dato en toda su historia.

La entrevista en tono distendido no dejó de abordar sin demasiada profundidad los temas y asuntos con los que VOX construye la columna vertebral de su discurso. Un  Abascal sonriente y relajado, hasta bromista en ocasiones, jugó eso sí a defenderse aunque lo hiciera en un tono relajado. Así negó que fuera un “fascista”, negó que fuera homófobo, incluso repitiendo la historia de que la única vez que pegó a alguien en el instituto fue precisamente por meterse con compañeros homosexuales y negó también que fuera xenófobo.

“Con VOX, por ejemplo, no se estaría hablando de Educación Islámica en los colegios porque no queremos que a las mujeres se les diga que son inferiores”. Nada dijo de eliminar la asignatura de religión católica del programa lectivo.

Y a su vez otro de los temas que quizás más revuelo levantan cada vez que VOX muestra su punto de vista, el del machismo, sirvió al líder de VOX para replicar su discurso de apoyo a las mujeres reiterando dos de sus propuestas que en su opinión servirían para defender a las mujeres más allá de una Ley, la actual, que cree que está demostrado con los datos de las más de 40 mujeres asesinadas este año que no funciona y que él considera “ideológica”. Así Abascal recordó que con ellos “el violador del ascensor no habría salido en libertad”, dado que el partido apuesta por hacer una excepcionalidad a la política de reinserción social en la que se basa el sistema penal español y deajaría en prisión para siempre a los violadores. Y como otro ejemplo de su apuesta por defender a las mujeres, Abascal añadió:

“Con VOX, por ejemplo, no se estaría hablando de Educación Islámica en los colegios porque no queremos que a las mujeres se les diga que son inferiores”. Nada dijo de eliminar la asignatura de religión católica del programa lectivo.

NoO fue la única declaración de intenciones políticas con repercusión en Ceuta. Motos preguntó directamente a Abascal por cómo resolver el problema de la valla de Melilla, y Abascal mostró sus propuestas: levantar un muro lo suficientemente alto para impedir el acceso de los migrantes sin que se hagan daño y enviar al Ejército a vigilar la frontera, “que para eso está”, dada la falta de medios con la que esa función la realizan los policías nacionales y los guardias civiles, con los que él dijo, “hablar directamente”, sin la intermediación de los mandos.

Abascal mostró su cara más amable, “pareces hasta buena persona”, le dijo Motos. Y se prestó a contestar sonriente las preguntas más irreverentes de las hormigas, así confesó no haber fumado nunca “un cigarrito de la risa”, pero si “puros”, sin aliñar.

Abascal reconoció ser creyente, pero “no muy capillitas”. En asuntos más polémicos como la eutanasia defendió su postura, contraria a ella, pero sin cargar las tintas contra quienes, como Motos, piensan en que una Ley de Muerte Digna es necesaria. Igualmente, incluso les reconoció el derecho a los homosexuales a adoptar, aunque eso sí, “si hay un niño al que nadie quiere”, porque él daría preferencia a las parejas de un hombre con una mujer y los pondría a la cola.