ADESC propone al Parlamento Europeo abrir un centro de coordinación regional de EUROSUR en Ceuta


ADESC propone al Parlamento Europeo abrir un centro de coordinación regional de EUROSUR en Ceuta

- La Asociación para el Desarrollo Económico y Social de Ceuta cree que “permitiría gestionar de una manera más eficiente y, sobre todo, preventiva, los flujos migratorios"

- Pide a Schulz que sea “sensible” a “la necesidad de seguir definiendo un enfoque global sobre la inmigración desde la sede europarlamentaria aprovechando los resortes del EUROSUR”

La Asociación para el Desarrollo Económico y Social de Ceuta (ADESC) ha remitido este lunes una carta al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, para pedirle que promueva la apertura de “un centro de coordinación regional” del Sistema Europeo de Vigilancia de Fronteras (EUROSUR) en la ciudad autónoma española.

De concretarse, esta iniciativa “permitiría gestionar de una manera más eficiente y, sobre todo, preventiva, los flujos migratorios que se vienen produciendo en esta parte de la orilla sur del Mediterráneo con todas las garantías humanitarias y legales”.

Los proponentes piden a Schulz que sea “sensible” a “la necesidad de seguir definiendo un enfoque global sobre la inmigración desde la sede europarlamentaria aprovechando los resortes del EUROSUR”.

En su escrito ADESC recuerda que la inmigración “ha sido un asunto clave” en cada una de las peticiones que ha realizado a las instituciones comunitarias. “Es necesario dar nuevos pasos en esta política y sumar a ella a Ceuta con la apertura de un nuevo centro de coordinación regional que, interconectado con el ubicado en Madrid, refuerce este nuevo enfoque del fenómeno migratorio”, ha apostillado.

El Sistema Europeo de Vigilancia de Fronteras empezó a funcionar el pasado mes de diciembre. Con EUROSUR la Unión Europea quiere evitar la repetición de catástrofes como la de Lampedusa a partir del intercambio de información en tiempo real y el refuerzo de la cooperación entre los Estados miembros para identificar y localizar más rápido indocumentados en situación de peligro.

También aspira a detectar las rutas de la inmigración irregular y mejorar la cooperación en la lucha contra el crimen organizado transfronterizo, tanto el que se dedica al narcotráfico, como al contrabando o al tráfico de seres humanos. La Comisión Europea ha cofinanciado hasta el 75% los centros de coordinación nacionales como el de Madrid para la puesta en marcha del sistema, cuyo coste final será menor a los 244 millones de euros previstos para su funcionamiento y mantenimiento entre 2014 y 2020.