Alí garantiza el futuro de Caballas y seguirá “adelante” a pesar del resultado

Alí garantiza el futuro de Caballas y seguirá “adelante” a pesar del resultado

-Caballas retroce en todo, número totales de votos y porcentaje de voto emitido obtenido, pero mantiene los cuatro diputados de la coalición UDCE-IU

-Las bases claman: "¡Ni un paso atrás!" a sus líderes y piden endurecer la oposición y hacer justicia


A pesar de la clara y contundente derrota, 1.200 votos menos que la coalición UDCE-IU y sin contar los 1.500 del PSPC, no había una gran decepción en las huestes de Caballas en el Parador Muralla, sí en sus líderes.

Juan Luis Aróstegui, que volverá a ser diputado, con la derrota dibujada en la cara no ha tardado en desaparecer de la fiesta, o funeral, según se mire. Y hoy, seguro no ha fagocitado a UDCE. Aguantaban eso sí las bases y el resto de pesos pesados del proyecto, buscando y rebuscando los resultados definitivos que confirmaran a Mohamed Abdelkadr Maanan como diputado en la Asamblea de Ceuta.

Alí ha agradecido una y otra vez en cada intervención con los medios de comunicación a “la familia de Caballas, apoderados, interventores, simpatizantes y amigos por el gran trabajo desarrollado durante la campaña y por el esfuerzo que ha demostrado”. Igualmente ha felicitado a Vivas y el PP por “el gran apoyo y la gran mayoría que siguen teniendo”, y también ha felicitado al PSOE “porque teniendo en cuenta que llevaba bastante tiempo sin subir en representación han sacado un buen resultado en ese sentido y es digno de felicitar”.

La felicitación la ha dejado a parte cuando ha hablado para los suyos, que ajenos al a dictadura de la realidad y del escrutinio le cantaban “presidente”, “presidente”. Aún así Alí reconoce que el resultado no es el esperado: “no vamos a negar que había una gran ilusión por sacar un buen resultado, pero tampoco ha sido una catástrofe, tenemos cuatro diputados y eso demuestra que hay capital humano importante para empezar a trabajar. Esto de Caballas tampoco era un proyecto a corto plazo, era un proyecto a largo plazo y con la mayor ilusión del mundo hay que empezar a trabajar a partir de mañana”, ha resumido Alí.

Y el trabajo comenzará por analizar el resultado para desmenuzar las causas del mal resultado y de la enorme abstención, que a falta de confirmación oficial, de forma oficiosa se ha producido en los Príncipes su principal granero de votos.

“Las cosas se habrán hecho mal porque si la gente no va a apoyarte un día tan importante como el día de las elecciones en ese sentido habrá que tomar medidas para retomar ese apoyo y ese compromiso”, ha analizado Alí sobre esa abstención tan elevada.

Tanto Alí como su número dos, Fátima Hamed, han dejado claro que Caballas y la unión de UDCE y PSPC seguirá adelante y no hay sobre la mesa ningún replanteamiento de la coalición. “Seguimos adelante con Caballas, sea el que sea el resultado, para que sea un proyecto a largo y medio plazo con independencia del resultado y de las personas”, ha afirmado Alí.

Sobre la posible asunción de responsabilidades ha dejado una puerta abierta: “Hay que hacer un balance concreto, analizar y saber dónde se ha fallado y ver qué es lo mejor para el proyecto y en atención a eso decidir”, ha manifestado.

Desde luego si de la militancia de Caballas depende la decisión parecen haberla tomado esta misma noche. Y es que después de que Alí hablara para prometer una oposición digna, palabras que ha repetido después para los medios Fatima Hamed, el salón del Muralla al unísono ha comenzado a gritar “¡Ni un paso atrás!” y un aclaratorio “Vivas, Caballas no se vende”, gritos que han provocado la emoción de Hamed que ha roto a llorar.

Y sobre la oposición a realizar y desempeñar de ahora en adelante, influirá y mucho el análisis que de los resultados se haga, pero en el salón del Muralla se escuchaban muchas voces e ideas que apuntaban a una conclusión, si haciendo política no se sale en los medios y el trabajo no llega a la ciudadanía, habrá que hacer justicia. Dicho de otro modo y en palabras de un viejo militante: “Un día al Pleno y 29 al juzgado”. Y en esto de endurecer la oposición coincidían todos, independientemente del partido de origen.

Y es que la campaña “sucia” ha hecho mella en la manera de entender la política de las bases de Caballas.

Entre tanta resignación, mezclada con indignación y tristeza, también se escuchaban voces para el optimismo que preferían subrayar que la abstención era mayor que los votos de cualquier partido, que el Partido Popular había perdido un escaño y que la coalición es un proyecto joven que aún tiene que fraguar y de momento “a pesar de la campaña tan dura que han hecho contra nosotros” no ha fracasado. “Las encuestas han vuelto a equivocarse, el PP iba a sacar 21 y nosotros 2 y mira el resultado”, decía uno de los candidatos. Una isla de optimismo rodeada por un mar de insatisfacción. El que no se consuela es porque no quiere.