Aróstegui acusa a Menores de insensibilidad y Nieto rebate con el informe de la Defensora del Pueblo


Aróstegui acusa a Menores de insensibilidad y Nieto rebate con el informe de la Defensora del Pueblo

- Caballas considera que se está gestionando el área “de manera desastrosa”, sin proyecto educativo y sin psicólogo en el centro de La Esperanza

- La consejera admite el mal estado del centro de realojo temporal y adelanta que se está trabajando en un nuevo centro y en la reforma del actual

La consejera responsable de Menores, la popular Adela Nieto, ha defendido a capa y espada su gestión del área apoyándose en el reciente informe positivo de la Defensora del Pueblo en respuesta a las acusaciones de Caballas que califican su labor de “desastrosa” por el portavoz de Caballas, Juan Luis Aróstegui, para quien el Gobierno lleva a cabo políticas “insensibles” con los menores extranjeros no acompañados, sin proyecto educativo e incluso sin psicólogo en el Centro de Realojo Temporal, conocido popularmente como La Esperanza.

Un centro, éste último, que la Ciudad Admite que está en un estado “lamentable”, lo que también reflejó la Defensora del Pueblo Sociedad Becerril, pero destacando que también se cumplían con todos los requisitos legales, algo que subrayó Nieto en su réplica.

Aróstegui por su parte lamentó el escaso interés de la Ciudad en los MENA. “La rentabilidad electoral es nula, ¿quién está en menores? Un puñado de chavales desprotegidos que ni votan ni influyen en el voto (…) poner bancos y estatuas para que le gante diga qué bonita está mi Ceuta eso sí les permite ganar con mayoría absoluta y la vida sigue”, ironizó. Reprochando que el centro de Punta Blanca esté “en medio del monte” sin alumbrado público ni accesos asfaltados o que la Esperanza “se debate entre la inundación pestilente y el deterioro permanente”. “Esto puede ser entendible pero no es éticamente asumible, en la vida no es todo votos y dinero hay otras cosas”, recordó, apuntando que “la talla moral de un país la da la manera en la que se atiene a las personas desvalidas, deberían apuntarlo en su tareas pendientes y cambiar su política de menores”.

Acusaciones que lamentó la consejera del área entendiendo que era un ataque a los trabajadores del Menores. “Todas las aseveraciones que ha realizado me las tomaría muy mal si fuera trabajador”, rebatió Nieto, provocando que Aróstegui le acusara a su vez de “esconderse” detrás de los funcionarios.

El líder de Caballas, muy duro durante su intervención, admitió que el presupuesto para el área, una competencia transferida cuando había menos de la mitad de MENA acogidos, 85 frente a los más de 200 de la actualidad” por lo que se mostró partidario de trasladar la petición al Estado, pero mientras tanto, subraya, es “inadmisible” mantener los centros en su actual estado. Máxima, insistió, cuando se carece, por ejemplo, de un psicólogo en La Esperanza o incluso de proyecto educativo. “Cualquier centro donde hay menores hay un componente inexcusable que es el educativo, a los menores se les educa, siempre en cualquier circunstancia, lo primero la educación, y ustedes carecen de proyecto educativo ni pensado ni diseñados ni ejecutado, asimilan centros de menores a centros penitenciarios, donde se recluye, pero no se educa”.

Extremo que también negó las responsable del área alegando que se desarrollan talleres e incluso los chavales de los centros participan en las pruebas deportivas del ICD y que Menores cumple con todos los requisitos legales necesarios.