Aznar dice que en 1998 avisó a Marruecos de que si iniciase una guerra por Ceuta "la perdería"


Aznar dice que en 1998 avisó a Marruecos de que si iniciase una guerra por Ceuta "la perdería"

- El expresidente asegura en sus memorias que tanto Hassan II como Mohamed VI le plantearon al poco de llegar a La Moncloa que debía cambiar su postura sobre el Sahara y hablar de las ciudades autónomas

- Aznar dice que el también exmandatario francés Jacques Chirac le llegó a decir que España tenía que "empezar a devolverlo todo"

- El Popular afirma que decidió mandar tropas a Perejil pese a que el entonces jefe del Estado Mayor de la Defensa se oponía

El expresidente del Gobierno José María Aznar afirma en el segundo tomo de sus memorias, titulado 'El compromiso con el poder', que en 1998 avisó al por aquel entonces rey de Marruecos, Hassan II, padre del monarca alauita actual, Mohamed VI, de que si su país decidiera "hacer la guerra" a España por su reivindicación sobre Ceuta y Melilla, la perdería. El expresidente relata en el libro que intentó mantener con Marruecos una buena relación tras su llegada a la Moncloa y que tuvo una buena impresión del país vecino en 1996, durante su primer viaje oficial al extranjero.

Sin embargo, según el resumen de una parte del libro que este miércoles publican diferentes medios, un año después, Mohamed VI mantuvo con él una conversación en Madrid que "no fue fácil" en la que supuestamente le pidió que cambiara su posición sobre el Sahara y abordara las pretensiones marroquíes sobre Ceuta y Melilla.

Aznar asegura que rechazó esos planteamientos y que quedó claro que Marruecos "no había valorado bien las intenciones y objetivos del nuevo Gobierno español. No sería -añade- su único error de cálculo en relación con nosotros".

En su segunda visita oficial a Marruecos, en abril de 1998, cuando Aznar fue recibido en audiencia por Hassan II tres meses antes de su fallecimiento, éste le planteó de nuevo la reivindicación sobre Ceuta y Melilla en una conversación "aún más complicada" que la que tuvo antes con el hijo del monarca. "En un momento dado, Hassan llegó a pronunciar la palabra guerra; eso sí, para decir que su país no la declararía por esta cuestión. Su comentario me pareció fuera de lugar y decidí replicar: Me parece muy bien su postura, porque, de hacer la guerra a España, Marruecos la perdería", narra el exjefe del Ejecutivo en sus memorias.

 

El papel de Francia

Según Aznar, con la llegada al trono de Mohamed VI Marruecos se alineó con Francia contra los intereses de España y adoptó decisiones como la prohibición total de faenar en sus caladeros. A su juicio lo hizo inspirado por el expresidente francés Jacques Chirac, al que también acusa de participar en la "estrategia de presión" marroquí sobre Ceuta y Melilla con el objetivo de que España cambiara su posición sobre el Sahara.

El Popular revela que Chirac le afeó que tratara al rey marroquí peor que el presidente israelí Ariel Sharon trataba a los palestinos (acusación que califica de falsa) y que en una cumbre europea organizada en España le dijo: "Tenéis que empezar a devolverlo todo". "No tengo nada que devolver", asegura que contestó al entonces presidente francés, a quien acusa de tratar a Marruecos de una forma "paternalista" que cree que a quien más perjudicaba era al propio país marroquí como considera que prueba lo ocurrido en el islote de Perejil.

A su juicio, esa acción fue un error estratégico de gran calibre de Mohamed VI en la que influyeron el apoyo "inequívoco" que recibía de Francia y la actitud y posición de algunos sectores políticos y mediáticos españoles. En ese sentido, califica de "estrafalaria" la visita que realizó a Marruecos en 2001 el entonces líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando las relaciones bilaterales pasaban por un momento de tensión.

Ante la toma de Perejil, Aznar explica los pasos que dio hasta decidir actuar de forma contundente para desalojar a los gendarmes marroquíes que habían ocupado el islote y narra que el entonces jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante Antonio Moreno, mostró por tres veces su rechazo a una actuación militar. "Mi decisión final fue que sí", recalca el expresidente al considerar que era la opción más segura.

Aznar dice que en 1998 avisó a Marruecos de que si iniciase una guerra por Ceuta "la perdería"