2 DE SETIEMBRE

Bomberos, la medalla a la respuesta cuando todo falla

Bomberos, la medalla a la respuesta cuando todo falla
Los bomberos asistentes al acto institucional han posado con las caras visibles del Grupo Parlamentario MDyC.
Los bomberos asistentes al acto institucional han posado con las caras visibles del Grupo Parlamentario MDyC.  

El Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) ha recibido este lunes, 2 de septiembre, día de Ceuta, la Medalla de la Autonomía, a propuesta del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta (MDyC). Sobradamente justificada, los bomberos son como ha dicho, Miguel Ángel Ríos, su jefe accidental y el encargado de recoger la condecoración, la “respuesta cuando todo falla” para atender un universo de siniestros”.

Ríos ha optado por destacar la enorme evolución que ha sufrido el Cuerpo desde que arrancó su servicio un 12 de septiembre de 1930, el año que viene cumplirán 90 años. Pero más que un cuerpo anciano, se representa como un servicio moderno y vigoroso, en el que tal y como ha destacado Ríos lo que más hay son “profesionales con grandísima cualificación técnica en muchas áreas. El bombero de Ceuta el del siglo XXI se caracteriza por su alta cualificación técnica y estar en constante formación”, ha destacado de sus compañeros Ríos.

Más de 1.400 intervenciones al año atendidas por más de 80 bomberos, de los que al menos siempre hay 12 en servicio. Ríos ha pedido que la sensibilidad existente en la sociedad hacia este Cuerpo se mantenga y si es posible se acreciente.

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, también ha tenido palabras elogiosas para los bomberos:

“El Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) atiende una amplia gama de llamadas y requerimientos, casi todos relacionados con la protección de las personas y del medio natural, pero se les conoce e identifica por la lucha contra el fuego y sus devastadores efectos, una lucha que, la mayor parte de las veces, llevan a cabo en unas condiciones de extrema dureza: envueltos en un humo denso y asfixiante, con dificultades de orientación, los ojos irritados y soportando unas temperaturas extremas; y, lo más difícil, teniendo que controlar y superar la ansiedad, la fatiga, la angustia y el medio.

Se requiere preparación, temple, profesionalidad, y un alto aprecio por el cumplimiento del deber y el compañerismo; pero, sobre todo, se requiere madera de servidor público en su más noble consideración, la que se corresponde con aquellos que están dispuestos a poner en riesgo sus vidas para salvar las de los demás.

Por todo ello, los ceutíes, a través de su Asamblea, han querido conceder la Medalla de la Autonomía al Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de nuestra ciudad, a nuestros bomberos. A todos, muchas felicidades, muchas gracias y mucho ánimo”, ha repasado Vivas.