140 CON UN MÁXIMO DE 80

Caballas denuncia que la UGR incumple "groseramente" en Enfermería la ratio máxima de alumnos por grupo

Caballas denuncia que la UGR incumple "groseramente" en Enfermería la ratio máxima de alumnos por grupo
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

La coalición instará este martes al Pleno a exigir a la institución nazaría que "adopte las medidas pertinentes para garantizar que los grupos de Grado de Enfermería que se imparten en Ceuta se ajusten a lo establecido en sus propias normas: un máximo de ochenta alumnos".


La coalición Caballas instará este martes al Pleno a "exigir a la Universidad de Granada (UGR) que adopte las medidas pertinentes para garantizar que los grupos de Grado de Enfermería que se imparten en Ceuta se ajusten a lo establecido en sus propias normas: un máximo de ochenta alumnos".

Según los localistas, la normativa de la institución nazarí establece que en caso de superar esa cifra "se debe desdoblar el grupo" pero "en el Grado de Enfermería que se imparte en la Universidad de las Ciencias de la Salud de Ceuta, el número de alumnos, en primer curso, es de 140 y en el resto de curso las cifras son parecidas, incumpliendo de manera más que grosera las normas de la propia universidad y, lógicamente, repercutiendo muy negativamente en la calidad de la enseñanza".

"La respuesta obtenida hasta ahora pare resolver este problema, el clásico 'no hay dinero', resulta absolutamente inaceptable porque el MECD, la UGR y la propia Ciudad tienen la obligación de encontrar un acuerdo que resuelva esta cuestión para el próximo curso", considera la formación que lidera Mohamed Ali.

Los localistas ligan este caso con "la extravagante situación política, administrativa y jurídica en que vive Ceuta como consecuencia de un Estatuto de Autonomía que nos sitúa al margen de la Constitución y que también se refleja en la Educación Universitaria".

"En nuestro país, las competencias en materia de Educación Universitaria corresponden a las Comunidades Autónomas. Ceuta y Melilla quedan pues fuera del mapa como tantas veces y la solución, más que deseada heredada", lamenta Caballas, "es la presencia de la UGR contando con diversos acuerdos de financiación con el Gobierno de la Nación [que no cubre ni de lejos los costes que asume la Universidad] y la colaboración sui géneris de la Ciudad".

La formación localista considera que "quienes no pueden pagar las consecuencias de este extraño galimatías son los alumnos que cursan sus carreras en nuestra Ciudad y tienen derecho a hacerlo con los niveles de calidad equivalentes a los del resto de alumnos y alumnas de nuestra país pero eso no está sucediendo".