"ESPIRAL DE DEMENCIA"

Caballas exige al PP y al resto de partidos que dejen de compartir espacio político y público con Vox

Caballas exige al PP y al resto de partidos que dejen de compartir espacio político y público con Vox
Ali, este lunes, en rueda de prensa.
Ali, este lunes, en rueda de prensa.  
"Ni agua para esa gente que quiere hacer saltar la ciudad por los aires: no se puede compartir minutos de silencio ni de violencia de género ni de intrafamiliar ni una condena del Holocausto con quienes dicen lo mismo que Hitler si cambiamos judíos por musulmanes y gitanos por mujeres", remarca Ali, que invita a Vivas a buscar fórmulas alternativas para no propiciar un Presupuesto "fascista" y no dejar la gobernabilidad en manos de Redondo y los suyos.

Mohamed Ali no espera nada de Vox y su "espiral de demencia". Si acaso, ha ironizado este lunes a última hora de la tarde, que Abascal "condecore" a Redondo y el resto de la cúpula del partido en Ceuta que se desbrava en sus grupos de Whatsapp contra los "moros" y "la mierda de Ceuta de las Cuatro Culturas" por sus invectivas. "Vox es lo que es: un discurso xenófobo, homófobo, islamófobo...", ha resumido. Sí del PP, al que ha vuelto a llamar a que busque en el resto de formaciones una apuesta por "la convivencia y los valores democráticos".

"Los Presupuestos de la Ciudad para 2020 no se pueden aprobar con Vox porque serán unas cuentas fascistas y el Gobierno, un cómplice del partido que insulta, menosprecia y pretende humillar a la mitad de los ceutíes, algo que no les puede salir gratis", ha proclamado el líder de Caballas en una rueda de prensa en la que ha desvelado que Vivas ni ha contestado al mensaje en el que le ha transmitido esa petición y la advertencia de que "Ceuta no se puede permitir el lujo de que el fascismo campe a sus anchas".

Según el localista "sí hay margen" y pasa por "retirar el documento, prorrogar las cuentas de 2019 como hasta ahora, que no ha pasado nada, y busar otros apoyos evitando que "la gestión, el Presupuesto o el Gobierno de la Ciudad dependan directa o indirectamente de quienes atentan contra la convivencia y son tan cobardes de no dar la cara para explicar, desmentir, pedir perdón o justificar sus tropelías y sus infamias".

Ali no ha querido ni entrar en el debate de si los mensajes de Whatsapp divulgados son verídicos, pues "Vox no los ha desmentido, quien calla otorga, y una de las que hasta ahora han sido sus diputadas ha reconocido que su cúpula en Ceuta es islamófoba".

A partir de ahí, el portavoz de Caballas ha pedido a todos los representantes institucionales, empezando por el PP y siguiendo por el PSOE y el MDyC, que rápido se han "rasgado las vestiduras" anunciando denuncias ante la Fiscalía, que "no compartan espacio público con Vox". "Ni agua para esa gente que quiere hacer saltar la ciudad por los aires: no se puede compartir minutos de silencio ni de violencia de género ni de intrafamiliar, no se puede compartir una condena del Holocausto con quienes dicen lo mismo que Hitler si cambiamos judíos por musulmanes y gitanos por mujeres", ha remarcado.

A Ali también le "preocupa" el "silencio" del Gobierno y del PP (este último alega que son "cuestiones internas" de Vox). "Que salgan de esa espiral de locura, que orillen al odio y al fascismo y busquemos otras fórmulas para dar viabilidad y gobernabilidad a la Ciudad: yo no odio a mis adversarios políticos, pero ellos nos odian, me odian a mí", ha distinguido Ali, que "no descarta ninguna posibilidad" para alcanzar ese objetivo para no caer en "la banalización del mal".

"No podemos prolongar el pitorreo hasta que haya un problema realmente grave", ha alertado sobre la "indignación" que "no solo entre los musulmanes" han generado las "barbaridades", según descripción de los diputados disidentes de Vox, vierten Redondo y sus más afines en círculos privados. A Vázquez y a Rodríguez les ha dado con cierta retranca "la bienvenida al mundo real" de "lo que es Vox" y al resto de los ceutíes les ha rogado "serenidad y tranquilidad".