Caballas propone garantizar un “mínimo vital” de energía a bajo precio para toda la población


Caballas propone garantizar un “mínimo vital” de energía a bajo precio para toda la población

- Llevarán a Pleno un Plan de Lucha contra la Pobreza Energética, en el que se incluyan medidas que permitan a toda la población disfrutar de un suministro

- Consideran que la Ciudad, como garante de los derechos básicos de los ciudadanos a los que sirve, tiene la obligación de dar esta garantía

Caballas alerta de que la denominada “pobreza energética” es una forma de pobreza, que se está extendiendo progresivamente en los últimos años, “afectando de lleno a un número cada vez mayor de familias de nuestro país y de nuestra Ciudad”, avisan. Por ello llevarán a Pleno la redacción para 2017 de Plan de Lucha contra la Pobreza Energética, en el que se incluyan medidas que permitan a toda la población disfrutar de un suministro eléctrico. La coalición propone garantizar un “mínimo vital” de energía a bajo precio para toda la población.

Se define la pobreza energética como una situación en la que la familia afectada “es incapaz de pagar una cantidad de energía suficiente para la satisfacción de sus necesidades domésticas y/o cuando se ve obligada a destinar una parte excesiva de sus ingresos para pagar la factura energética de su vivienda”, explican, apuntando que los expertos opinan que el suministro eléctrico no debería suponer más del 5 por ciento del presupuesto familiar.

“Nuestra Ciudad no sólo no es una excepción, sino que es una de las ciudades en las que este fenómeno se muestra con mayor crueldad. En primer lugar por ser la Ciudad con el índice de pobreza más alto de España, en segundo lugar por estar sometidos a un régimen monopolio que permite a la única empresa suministradora imponer sus condiciones abusivas y actuar desde la más inmisericorde intransigencia, y en tercer lugar por el notable retraso con el que se están implantando las energías alternativas”, argumentan.

Por todo ello, Caballas considera que la Ciudad, “como garante de los derechos básicos de los ciudadanos a los que sirve, tiene la obligación de asumir y aplicar un conjunto de medidas que permitan combatir la situaciones de pobreza energética, promoviendo un uso racional de la energía y procurando adecuar los consumos mínimos a las rentas de las familias”.