"Cambiar el sistema de contenedores", propuesta para dejar sin comida a las gaviotas del área urbana


"Cambiar el sistema de contenedores", propuesta para dejar sin comida a las gaviotas del área urbana

- Carreira elevará al Consejo de Gobierno el próximo viernes un "tocho" de expediente para "minimizar" las molestias que generan las aves

- El número de parejas reproductoras en la zona más densamente habitada de la ciudad, que en 2008 se cifraba en 45, se ha multiplicado por cinco al menos

El consejero de Medio Ambiente, Emilio Carreira, ha avanzado este viernes al resto del Gobierno local que el próximo viernes presentará al equipo de Vivas el "tocho" de expediente que ha preparado para "eliminar" las molestias que generan a la ciudadanía las gaviotas asentadas en el casco urbano. Según el portavoz gubernamental, Jacob Hachuel, una de las medidas a implementar es el "cambio" de los contenedores para "cortar la cadena trófica", esto es, para dejar a las aves sin alimento.

Carreira ya alertó hace casi un año a los ceutíes de que la "displicencia" con las basuras solo contribuía a propiciar que cada vez anidasen más en las inmediaciones de la zona más densamente habitada.

Según Hachuel, el plan preparado por los biologos de Obimasa tiene como centro de atención "las gaviotas que pululan por el centro", que han demostrado ser "inteligentes" para subsistir en el casco urbano.

El Ejecutivo local ya se comprometió en julio del año pasado a citar a las entidades ecologistas y otros especialistas para consensuar cómo "limitar" la "proliferación" de gaviotas en el centro, un problema "molesto y hasta peligroso, sobre todo en la época de cría".

Los técnicos de Obimasa han asumido desde hace años que la presencia “corriente” de numerosos nidos de gaviotas en edificios y construcciones, “asociado a la marcada agresividad y acusado carácter gregario y gárrulo de la especie”, genera “una especial problemática” allí donde se asientan en forma de “suciedad, olores persistentes y aumento de las condiciones de insalubridad, deterioro de los edificios y monumentos, molestias por ruidos, vuelos intimidatorios, etcétera”.

En 2008 se estimó en unas 45 el número de parejas reproductoras de gaviotas en el núcleo urbano de la ciudad autónoma. Sin embargo, en 2013 y 2014 el número de nidos retirados a demanda ciudadana se elevó a 105, “estimándose en un mínimo de 250 las parejas reproductoras en el casco urbano”.