"IMPECABLE"

Carreira tilda de "tontá" la advertencia del tesorero por el sobrecoste de la refinanciación de 2014

Carreira tilda de "tontá" la advertencia del tesorero por el sobrecoste de la refinanciación de 2014
El consejero de Medio Ambiente fue el proponente de la refinanciación de 2014 como titular no electo de Hacienda.
El consejero de Medio Ambiente fue el proponente de la refinanciación de 2014 como titular no electo de Hacienda.  

El consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Ceuta, Emilio Carreira, se ha confesado este martes en el Pleno “bastante harto” del Tribunal de Cuentas (TCu), “que no es ni el Oráculo de Delfos ni un Tribunal de Justicia ni el Supremo sino técnicos como los que nos asesoran a nosotros, que tienen sus opiniones y que habitualmente ponen en conocimiento de la Fiscalía y de la Sección de Enjuiciamiento muchas cosas”.

“El Tribunal de Cuentas solo tiene competencias con Ceuta y Melilla y nosotros tenemos que darle importancia a nuestros funcionarios, que vieron impecable la refinanciación de 2014”, ha resumido Carreira, que en su momento fue el proponente de la iniciativa en la que el órgano fiscalizador ha visto "indicios de menoscabo de fondos púbicos".

Según sus explicaciones, en aquel momento, uno de los más cruentos de la crisis, la Ciudad no podía acudir a nuevas operaciones de crédito más allá de alargar plazos de pago, en concreto conseguir dos años de carencia sobre 23 millones de euros que había prestado el BBVA, aunque a costa de pagar 3,7 millones más.

“Ganamos capacidad de gasto corriente para soportar en aquellos momentos de dificultad cosas tan importantes como la política social, la prestación de servicios públicos, los puestos de trabajo... Los tipos de interés a los que se efectuó la refinanciación eran los que había en el mercado y este mismo consejero refinanció toda la deuda hasta conseguir un precio medio del 1% cuando se pudo”, ha contextualizado Carreira, que también ha remarcado que la deuda viva de la Ciudad no ha dejado de caer durante los últimos años.

Para Carreira la advertencia del tesorero accidental sobre la existencia de mayor coste financiero por la operación no fue más que “una obviedad”, más explícitamente “una tontá, como diría José Mota”, ha comparado en su respuesta a una interpelación de Caballas sobre el asunto, ya que "es obvio que cualquiera que solicite y consiga una refinanciación de su deuda deberá asumir mayores costes financieros por ello".

El TCu ha encontrado “indicios de menoscabo de fondos públicos derivados de un pago excesivo de intereses con infracción, entre otras, de normas de carácter presupuestario”. De acuerdo con el análisis del órgano fiscalizador, “los dos nuevos préstamos se concertaron a unos tipos de interés del 5% y del Euríbor trimestral más un 4,35%, respectivamente, muy por encima de los tipos de interés de los refinanciados, que oscilaban entre el 0,45% y el 1,73%, permaneciendo a su vez vivos otros préstamos con tipos superiores y con vencimientos a mayor plazo”. Además, a su juicio se vulneraron diversas disposiciones legales que limitaban el periodo de amortización de deudas y los planes de saneamiento de la institución.