Carreira: "Que Varga diga lo que quiera pero mejor sin contradecirse con propuestas inviables"

Carreira, durante una Sesión Plenaria.

A Emilio Carreira no le ha parecido justa la carta pública del diputado de Ciudadanos, Javier Varga, a título respuesta conjunta al "¡que te calles!" que le espetó Aróstegui cuando le interrumpió en su turno en el uso de la palabra y al "cállese" del portavoz del PP con el que cerró el debate sobre la propuesta de la formación naranja, que aspiraba a "incluir expresamente en el Reglamento de la Asamblea las situaciones judiciales referidas a los delitos considerados como corrupción que han de suponer la suspensión o pérdida de la condición de diputado".

"Javier Varga puede, por supuesto, decir lo que quiera: con mi 'cállese' no quise negarle la palabra sino instarle a no volver a presentar propuestas que no es capaz de sostener y con las que acaba contradiciéndose, como fue el caso de la de este lunes", ha reseñado el también consejero de Medio Ambiente.

Para Emilio Carreira, se mire por donde se mire, la iniciativa de Ciudadanos, rechazada por la mayoría del PP y apoyada por toda la oposición, era legalmente inviable. "La participación política es un derecho fundamental y no podemos ni pretender siquiera acabar a través de una norma de organización interna como es el Reglamento de la Asamblea con la separación de poderes y con la protección que da la Constitución a la participación política individual", ha ampliado.

El portavoz del PP en la Asamblea ha dejado claro que "creo en la asunción y depuración de responsabilidades políticas y en mi partido, por ejemplo, tenemos un código ético y una forma de proceder, como demuestran los casos de muchos dimisionarios que nunca han sido condenados, pero en el Pleno no podemos arrogarnos la capacidad de decir qué delitos deben conllevar la suspensión o expulsión de un diputado sin una sentencia judicial firme".

Según Carreira, y así fue, "cuando Varga alzó la voz para dejar claro que no seríamos los políticos sino los jueces quienes deberían decidir fue cuando la insté a callarse, a no volver a plantear propuestas que no se pueden sostener y con las que acaba contradiciéndose".

Durante el debate, el miembro del Ejecutivo local ya avisó a Cs de que "a un diputado no se le puede obligar a renunciar por mucha presión que haya sobre él saltándose la presunción de inocencia y la división de poderes y atribuyendo a esta Asamblea un función que corresponde a los tribunales de Justicia”.

“En este país afortunadamente se han declarado ilegales los Tribunales de Honor que existieron hasta 1978 para juzgar la dignidad de alguien para ser de un colectivo, que es lo que usted propone recuperar”, criticó Carreira, que acusó a Varga de intentar “resucitar la forma de trabajar de la Inquisición: la procesión del encausado por las calles, los signos externos, el sambenito perpetuo, la degradación, las autoridades que se consideraban impolutas sentadas a un lado, en el otro los reos y la muchedumbre para que les dijera de todo”.