Entre la “catadura moral” de Bel y la de Conciencia Libre, Vivas elige la de Bel


Entre la “catadura moral” de Bel y la de Conciencia Libre, Vivas elige la de Bel

- Vivas matiza que a Bel no se le ha notificado imputación alguna por delito en concreto y que tan sólo ha sido llamada a declarar al juzgado con toda las garantías

- El presidente defiende la hontestidad de su equipo y zanja las especulaciones negando de forma contundente que tenga en la cabeza cambios en su equipo

El presidente Vivas no escondió la cabeza el viernes al ser preguntado por la imputación de dos de sus cargos de confianza. A la imputación del actual gerente de la GIUCE, Juan Manuel Doncel, por el asunto del fallido gimnasio de la Policía Local que le costó en su día el cese a José Antonio Rodríguez (también imputado) se ha sumado en las últimas semanas la de la consejera de Presidencia y Gobernación, Yolanda Bel, por el denominado ‘Caso Kibesan’.

Vivas comenzó por matizar la imputación de Bel. “Está convocada por el Juzgado para declarar, pero no se le imputa delito alguno”, aseguró el presidente. Sí se le ha colocado la etiqueta de imputada –siempre según la versión del presidente- para otorgarle todas las garantías que concede la Justicia a los señalados como imputados (por ejemplo la posibilidad de mentir en su defensa sin cometer perjurio).

Además, el presidente señaló que a su consejera no se le ha notificado aún esa imputación.

Y para zanjar cualquier duda: “Yo estoy con Bel”, se alineó Vivas. “Si pongo en la balanza la catadura moral de Bel y la de los denunciantes que no le quepa duda a nadie que elijo la de Bel”, aseveró con dureza el presidente.

Así, Vivas señaló a la Asociación Anticorrupción Conciencia Libre como un ente de moralmente inferior a la de la consejera de su Gobierno, sin reparar en que la asociación tiene en su seno a dos ex miembros significados de su gobierno: el que fuera subdirector general de Menores, Luis María Fernández y su ex mano derecha y ex presidente del PP de Ceuta, Pedro Gordillo, aún hoy afiliado a la formación.

El presidente sigue así el guión de casi cada polémica que ha ido poniendo el foco de atención en la honestidad de algún miembro de su Gobierno. Apenas dos días antes de que Gordillo estuviera en boca de todo el país por la aparición del famoso vídeo de contenido sexual y se viera obligado a dimitir de la política, el presidente había sido preguntado por la supuesta guerra interna que sacudía al Gobierno por aquella bicefalia, también entonces hizo una defensa cerrada de su equipo y atribuyó los actos de cada miembro del Ejecutivo a todos.

Vivas además, fue un poco más lejos ayer, y dijo que su valoración sobre la imputación de Doncel era “idéntica” a la de Bel. Si bien, a Doncel y a Rodríguez los ha imputado directamente el juzgado sin que haya personas física o asociación alguna personada como acusación en la causa, que tiene su origen en la información remitida por la UDCE de Mohamed Alí al Tribunal de Cuentas, sin que la formación política haya seguido el caso ni se haya personado como parte o tenga intención de hacerlo.

“Tengo una enorme confianza en la Justicia. Al final se impondrá la verdad y pongo la mano en el fuego por la gestión de Bel”, cerró Vivas.Y para dejar más clara y prefijada su posición aún, preguntado por una posible crisis de Gobierno dejó claro por tres veces que "no" (sólo una palabra) habrá cambios.

Vivas: Perdón le he entendido bien, ¿no?

El Pueblo:  ¿Habrá cambios en el Gobierno?

Vivas: No

Lea también:

- Vivas fía toda su gestión al recorte de la deuda, 34,6 millones en 2013