SUBVENCIONES

Ceuta dispondrá de 1,44 millones en el marco del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021

Ceuta dispondrá de 1,44 millones en el marco del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021
El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, durante su reunión con el Presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas, en la sede del ministerio en Madrid. EFE/JAVIER LIZÓN
El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, durante su reunión con el Presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas, en la sede del ministerio en Madrid. EFE/JAVIER LIZÓN  

Ceuta contará con una ayuda estatal máxima de 1.443.000 euros para subvenciones en el marco del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 9 de marzoEste importe representa un incremento más de 637.000 euros con respecto a la cuantía máxima establecida en el anterior Plan de Vivienda 2013-2016, que ascendió a 805.160 euros en el caso de Ceuta.

El reparto de los fondos estatales ha sido acordado en el marco de la Conferencia Sectorial de Vivienda, Urbanismo y Suelo que se ha celebrado hoy bajo la presidencia del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y a la que han acudido los consejeros competentes en la materia de las comunidades autónomas y de las ciudades de Ceuta y Melilla. Para poder lograr esta cuantía máxima, Ceuta, como el resto de las comunidades y Melilla, tendrá que aportar un 30% adicional a la  financiación que le corresponde en este plan.

El nuevo plan cuenta con una dotación estatal de 1.443 millones de euros. Este importe arroja un incremento del 62,46% con respecto a ladotación presupuestaria de los ejercicios correspondientes al plan 2013- 2016 (888 millones de euros). La gestión de las ayudas del plan corresponderá, como en los anteriores, a las comunidades autónomas y a las ciudades de Ceuta y Melilla. La colaboración entre ellas y el Ministerio de Fomento se instrumentará mediante los convenios correspondientes, en los que se establecerá la previsión de financiación a aportar en cada anualidad por la Administración General del Estado, así como los compromisos de cofinanciación de las actuaciones que, en su caso, asuma la comunidad autónoma o ciudades de Ceuta y de Melilla.

En ese sentido, el consejero ha destacado el importante incremento de las asignaciones que incorpora el nuevo Plan Estatal de Vivienda y que, en el caso concreto de Ceuta, será de 350.000 euros para cada anualidad, lo que supone un montante total de 1.4 millones de euros. Esta retribución permitirá dar continuidad a las ayudas al alquiler e, incluso, incrementar la partida para alcanzar a un mayor número de beneficiarios.

Otro de los ejes sobre los que perseverará el Plan Estatal de Vivienda será el de las rehabilitaciones. El consejero de Fomento ha resaltado los buenos resultados obtenidos con esta fórmula tanto en la barriada de Santiago Apóstol, ya concluida, como en la de Los Rosales, actualmente en ejecución. A este respecto, García ha aprovechado su participación en la Conferencia Sectorial de la Vivienda para subrayar las necesidades de Ceuta en el ámbito de la regeneración del parque inmobiliario.  

De igual modo, el Plan Estatal de Vivienda prestará especial atención a cuestiones como las ayudas a los colectivos con menos recursos y más vulnerables, la mejora del bienestar de las personas mayores o con discapacidad, la accesibilidad o la eficiencia energética.

En cuanto su participación en la Conferencia Sectorial de Vivienda, el consejero de Fomento se ha mostrado muy satisfecho con la receptividad demostrada por el Ministerio que ha permitido corroborar, una vez más, la atención que recibe de Ceuta así como en su protagonismo en las cuestiones de más calado.

El consejero de Fomento también ha puesto de relieve que los programas sobre los que pivota el nuevo Plan Estatal de Vivienda no son incompatibles con otras medidas previstas en esta materia. En este apartado se incluye el proyecto, en fase de redacción, para la construcción de 90 nuevas viviendas de titularidad pública en la zona de Loma Colmenar.

El Plan Estatal de Vivienda insiste en el cambio de modelo iniciado con el anterior fomentando el alquiler y la rehabilitación con carácter prioritario. Además, introduce modificaciones para perfeccionar aspectos como el incremento de las ayudas con carácter general.

Este nuevo Plan Estatal de Vivienda tiene dos grandes objetivos: contribuir al incremento del parque de viviendas en alquiler y fomentar la rehabilitación y regeneración urbana y rural. En este sentido, contempla ayudas para el alquiler de viviendas a personas cuyos ingresos, sumados los de todos los miembros de la unidad de convivencia, no superen 3 veces el IPREM. Estas ayudas serán de hasta el 50% de la renta y para alquileres de hasta 600 euros/mes o, en algunos supuestos, hasta 900 euros/mes. El límite de la ayuda es, con carácter general, del 40% de la renta. Este porcentaje se eleva hasta el 50% para los menores de 35 años y los mayores de 65.

Para los jóvenes, se otorgan además ayudas para la adquisición de vivienda en municipios de menos 5.000 habitantes, lo que ayudará a reducir la despoblación en el ámbito rural. También se conceden ayudas de hasta el 100% de la renta a las personas en situación de desahucio de su vivienda habitual para el alquiler de viviendas disponibles de las entidades financieras u otros propietarios. Además, recoge ayudas para la promoción de viviendas, ya sean públicas o privadas, destinadas al alquiler durante un plazo no inferior a 25 años. Estas viviendas no pueden alquilarse por encima de un nivel de renta y se destinarán a familias con ingresos limitados.

Asimismo, se conceden ayudas a la rehabilitación edificatoria: mejora de la eficiencia energética, conservación y mejora de la accesibilidadde viviendas y edificios; ayudas a la regeneración y renovación urbana y rural con un énfasis en los supuestos de infravivienda y chabolismo o ayudas a la rehabilitación y a la regeneración y renovación urbana y rural.

Por otro lado, se conceden ayudas a la promoción de viviendas para personas mayores y personas con discapacidad con objeto de destinarlas al alquiler durante un plazo mínimo de 40 años. Se trata de viviendas con instalaciones y servicios comunes adaptados y con alquiler limitado. Están destinadas a arrendatarios con pocos ingresos.