Ceuta no piensa pedir a Rajoy ningún cambio en la normativa de acogida de MENA marroquíes


Ceuta no piensa pedir a Rajoy ningún cambio en la normativa de acogida de MENA marroquíes

- La Ciudad Autónoma tutela actualmente a 106 menores extranjeros no acompañados, 94 de ellos nacionales del Reino alauita

- La consejera de Gobernación cree que la Jefatura Superior de la Policía Nacional también cumplirá una "labor social" en Hadu

El Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas “no se plantea en este momento” pedir al Ejecutivo que preside Mariano Rajoy que introduzca cambios legales o negocie con Marruecos, como ha reclamado la Ciudad Autónoma de Melilla, modificaciones en el régimen actual de acogida de Menores Extranjeros No Acompañados (MENA) del Reino alauita.

La portavoz accidental del Ejecutivo local, Yolanda Bel, ha asegurado este viernes en rueda de prensa que en Ceuta “no está sobre la mesa” una solicitud de esa naturaleza. “Trabajamos con la idea de que se mantenga el mismo régimen legal en relación con los MENA marroquíes y no tenemos intención de pedir al Gobierno de la Nación que se varíe nada”, ha resumido.

La Administración local sí ha incluido en su programa de prioridades para el primer cuatrimestre del año la licitación de la construcción de un nuevo centro para la acogida de MENA que permita desalojar el albergue que actualmente ocupa este colectivo. Según los datos facilitados por fuentes de la Ciudad Autónoma a Ceutaldia.com, el Gobierno de Ceuta tutela actualmente a 106 menores de edad no acompañados, 94 de ellos procedentes del país vecino.

Bel ha detallado que, una vez que se construya el nuevo centro, el Ejecutivo local pretende suscribir un protocolo con el Ministerio de Interior para que el inmueble en el que actualmente residen los MENA sea la futura sede de la Jefatura Superior de la Policía Nacional.

El edificio, que se construyó con cargo al segundo Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) de Zapatero como albergue para colectivos vulnerables, está ubicado en la barriada de Hadu, en la periferia de la ciudad autónoma, donde durante las últimas se han multiplicado los incidentes con armas de fuego. Bel ha apuntado que el uso original de la infraestructura no condiciona su futuro porque “acoger la Jefatura también tendrá una labor social que beneficiará a su entorno”.