SESIÓN DE CONTROL

Chandiramani dice que "no todas las obras terminan tarde" y que los retrasos los revisan los técnicos

Chandiramani dice que "no todas las obras terminan tarde" y que los retrasos los revisan los técnicos
Kissy Chandiramani.
Kissy Chandiramani.  

La consejera de Fomento y Medio Ambiente, Kissy Chandiramani, ha apelado este miércoles en el Pleno a la aparición de "imprevistos" para justificar que las obras que encarga la Ciudad no concluyan nunca o casi nunca en el plazo de ejecución inicialmente establecido.

Vox ha preguntado al Gobierno de Vivas qué va a hacer para corregir esa circunstancia, pero la consejera ha advertido que si los técnicos aprecian que las demoras están justificadas "por razones meteorológicas, por la aparición de restos arqueológicos o por la necesidad de tramitar licitaciones como en el caso de Tragsa" no hay nada que hacer.

El portavoz interpelante, Carlos Verdejo, ha aceptado que es necesario "modernizar" la ciudad con obras, pero ha criticado que las obras de la Gran Vía y su entorno o las de Claudio Vázquez se hayan desviado meses con respecto a lo planificado. "Hay imprevistos, pero no podemos darles normalidad y asumir que todas las obras verán modificados los plazos con el consiguiente perjuicio para los empresarios y la vida de las personas", ha lamentado.

"Los imprevistos no se pueden prever: no podemos saber si va a llover o no, por eso cuando hay una ampliación de plazo es un técnico el que dice si está justificada o no, en cuyo caso aplicaríamos las sanciones legalmente previstas", ha argumentado Chandiramani, que ha asegurado que "no todas" las adjudicaciones terminan tarde.

Según la consejera, "el paso elevado de Miramar, Alcalá del Valle, la explanada de porteadores, San Antonio y aledaños, la pista de atletismo o el puente elevado de Arroyo Paneque" han terminado o se están ejecutando en los tiempos establecidos, aunque su enumeración no se corresponde con la realidad. En el caso de Miramar, por ejemplo, se retrasó más de cuatro meses.