SUBROGACIÓN

Chandiramani pide a las Brigadas Verdes que renuncien a su Convenio para dejarlas en manos de Tragsa

Chandiramani pide a las Brigadas Verdes que renuncien a su Convenio para dejarlas en manos de Tragsa
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

La consejera de Fomento y Medio Ambiente, Kissy Chandiramani, que desde su departamento financia el coste íntegro de mantenimiento de las Brigadas Verdes que hasta ahora ha gestionado la FPAV, ha propuesto al Comité de Empresa que renuncie a su Convenio Colectivo y se adhiera al de Jardinería como "única fórmula legal y económicamente posible" para "garantizar su estabilidad" a través de una subrogación por parte de Tragsa, con la que la Ciudad realizaría una encomienda "para el mantenimiento de los espacios verdes".

El cambio de Convenio no entraña sustanciales cambios económicos ni impedimentos legales, pues el Convenio de Jardinería contempla "la absorción del personal entre quienes se sucedan, mediante cualesquiera de las modalidades de contratación de gestión de servicios públicos, contratos de arrendamientos de servicios, o de otro tipo".

A falta de saber si la FPAV se enrocará o facilitará el cambio, aunque deje de gestionar más de 3 millones de euros al año y todas las posibilidades que abren las Brigadas Verdes para erigirla en un pequeño poder fáctico, el jueves de la próxima semana se celebrará una asamblea a la que están citados los 154 trabajadores actualmente en nómina.

El Gobierno de Vivas se ha marcado como prioridad "la garantía de estabilidad" del programa, que a juicio de Chandiramani "pasa fundamentalmente por un cambio en el modelo de gestión que desvincule a las Brigadas Verdes de la FPAV". El convenio con la Ciudad que las financia expira el 31 de diciembre.

El Ejecutivo local ha analizado todas las alternativas posibles y ha concluido que el sueño de muchos de los asalariados, su "incorporación a una sociedad municipal, organismo autónomo o a la propia Ciudad" es inviable, pues "habría de pasar inexcusablemente por un proceso que garantizara los principios de mérito, capacidad y libre concurrencia".

"La única forma posible legal y económicamente que garantiza la estabilidad es la subrogación del personal en las Brigadas Verdes por parte de Tragsa" y dicha vía "pasa por que el Comité de Empresa acuerde el cambio de Convenio Colectivo para que se empiece a regir por el de Jardinería".